El talón de Aquiles, al descubierto

Las dudas que generaron los recientes amistosos de Alemania quedaron confirmadas en el debut del combinado dirigido por Joachim Löw. La campeona del mundo quedó retratada ante una selección mexicana que mostró las carencias del cuadro germano. Alemania sufre a la contra como ninguna selección en lo que va de Mundial. La selección mexicana entendió a la perfección que la rapidez en banda, los robos en la medular y los contrataques relámpagos eran el mejor método para dar la sorpresa ante una de las favoritísimas a alzar la Copa en Moscú. Y la dio. Pero lo peor por parte de la selección alemana no fue el resultado ni la debilidad a la contra, sino la falta de líderes y capacidad de reacción mostradas en su debut.

Igual que el Bayern en la semifinal de Champions ante el Real Madrid y en la final de la Pokal ante el Frankfurt, los de Löw echaron en falta jugadores que tomaran el timón de la nave en el peor momento y le dieran un impulso nuevo a su juego. Kroos se limitó a la distribución, Khedira fue superado en todos los aspectos y Özil apenas entró en escena. Toca recapacitar y encontrar soluciones, sobre todo teniendo en cuenta que Suecia y Corea del Sur, los próximos rivales de la selección de Löw en la fase de grupos, ya saben dónde se encuentra el talón de Aquiles de la todopoderosa Alemania y seguro que trabajaran para intentar sacar partido, igual que México.

0 Comentarios

Normas Mostrar