presentado por
Competición
  • Amistosos
  • Clasificación Eurocopa
  • Euroliga
  • Final ATP World Tour
  • NBA
Amistosos
Paraguay Paraguay PAR

-

Venezuela Venezuela VEN

-

Euroliga
EN JUEGO
Olympiacos OLY

66

Zalgiris ZAL

61

FINALIZADO
CSKA CSK

88

Fenerbahce FNB

70

FINALIZADO
Estrella Roja RED

72

Asvel Villeurbanne AVI

74

Final ATP World Tour
EN JUEGO
daniil_medvedev Daniil Medvedev Daniil Medvedev
4 4
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
6 4
NBA
Orlando Magic ORL

-

San Antonio Spurs SAS

-

Charlotte Hornets CHA

-

Detroit Pistons DET

-

Memphis Grizzlies MEM

-

Utah Jazz UTA

-

Houston Rockets HOU

-

Indiana Pacers IND

-

Oklahoma City Thunder OKC

-

Philadelphia 76ers PHI

-

Minnesota Timberwolves MIN

-

Washington Wizards WAS

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Sacramento Kings SAC

-

Golden State Warriors GSW

-

Boston Celtics BOS

-

La Jules Rimet se refugia de la guerra en caja de zapatos

100 HISTORIAS DE LA COPA DEL MUNDO | 62

La Jules Rimet se refugia de la guerra en caja de zapatos

La Jules Rimet se refugia de la guerra en caja de zapatos

Ottorino Barassi, entonces vicepresidente de la Federación Italiana de Fútbol, ocultó el trofeo para evitar que cayera en manos de la Gestapo.

Estados Unidos

La Jules Rimet fue la copa maldita. Rodeada por el misterio, el mal agüero, el trofeo presenció y sufrió las turbulencias del Siglo XX. El símbolo de la concordia, la competencia, el deporte como factor de unión y convivencia. Toda la construcción cayó cuando la guerra estalló y el trofeo mismo, cuyo fin era enaltecer al victorioso, se volvió un botín de tiempos inhumanos. La triste ironía de la guerra.

Después de ganarla en dos ocasiones consecutivas (en los Mundiales de 1934 y 1938), la Jules Rimet era posesión de la Federación Italiana de Fútbol. Estaba guardada en la caja de seguridad de un banco en Roma, pero, cuando estalló la guerra, el organismo consideró que el sitio podría dejarla expuesta ante los registros de la Gestapo y el ejército nazi. Ottorino Barassi, vicepresidente de la Federación, escondió el preciado trofeo, compuesto de casi cuatro kilos de oro puro, en una caja de zapatos que ocultó bajo su cama. El objeto de la gloria, el deseo y el símbolo del fútbol, codiciados cuatro kilos de oro; ocultos como una baratija. 

Un día de 1941, la Gestapo irrumpió en el domicilio de Barassi y lo interrogaron sobre la ubicación del trofeo; desde entonces ya un Santo Grial del poder, político, económico y deportivo. La leyenda relata que Barassi negó saber dónde estaba la Jules Rimet y deslizó que, quizá, el Comité Olímpico lo tendría bajo su supervisión en Milán.

Después del susto, Barassi entregó el trofeo a la Federación, quien lo delegó a su abogado: Giovanni Mauro. El letrado, a su vez, lo confió a Aldo Cevenini, exfutbolista del Milán, quien tendría a salvo la Jules Rimet en su casa de campo de Bembrate di Sopra, a las afueras de Bérgamo. Ahí, esperó a que la guerra terminara, hasta el verano de 1945 para que volviera a ver la luz sin miedo. Oculta ella mientras también lo estuvo el fútbol: la Serie A se detuvo entre 1943 y 1945 y también la Copa del Mundo de la FIFA, que se reactivó hasta 1950 en Brasil en un mundo cicatrizado, adolorido. 

Tiempo pues, Barassi fue nombrado como presidente de la Federación Italiana. Después, ascendió a la junta directiva de la UEFA y formó parte del grupo que dio vida a la Copa de Europa, hoy Champions League.

La copa maldita después fue robada dos veces. No sobrevivió a la segunda. Presumiblemente fue fundida. Pero nadie sabe su destino.

0 Comentarios

Normas Mostrar