¡Cómo lo vamos a pasar!

El Mundial de MotoGP lleva varios años embarcado en una profunda transformación tecnológica y deportiva. Desde Dorna, la empresa responsable finalmente del campeonato, han tenido que trabajar con ahínco para dar viabilidad a las carreras en tiempos de crisis y, sobre todo, para garantizar la máxima competitividad del certamen, que podía peligrar si las marcas y equipos más poderosos tiraban de presupuesto para abrir brecha respecto a los demás. No ha sido fácil, no todos estaban de acuerdo con la estrategia liderada por Carmela Ezpeleta. Sin embargo, hoy sabemos que es plenamente acertada, se atisbó ya la pasada temporada y en la primera cita de este año, en Qatar, se ha visto refrendado sin ningún genero de duda. ¡Qué grandísimo espectáculo!

Igualad entre los equipos de fábrica y los denominados ‘satélites’, opciones para Honda. Yamaha y Ducati, con Suzuki que empieza a asomar la cabeza mientras Aprilia y KTM tampoco dejan de evolucionar. Los mejores pilotos del planeta reunidos en la misma categoría, una acumulación de talento sin parangón que necesariamente deriva en la emoción, diversión y rivalidad de la que hemos disfrutado de nuevo en Losail. Victoria merecidísima de Dovizioso (le ha cogido la medida a Márquez como nadie) pero el dato en este caso es secundario, lo importante es constatar el sensacional año que nos espera a los aficionados al motociclismo. Durante muchas vueltas, la cabeza de MotoGP parecía un pelotón de Moto3 y seguro que la escena se repetirá. ¡Cómo lo vamos a pasar!

0 Comentarios

Normas Mostrar