NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MEXICANOS POR EL MUNDO

Pese al gol de Miguel Layún, el Sevilla cayó ante el Leganés

El zaguero mexicano acortó distancias en un duelo donde Bustinza y Eraso le dieron los tres puntos a un Leganés que ve cerca la permanencia.

MéxicoActualizado a
El centrocampista del Leganés, Javier Eraso (d), y el defensa mexicano del Sevilla, Miguel Layún, disputan un balón durante el partido correspondiente a la jornada 29 de LaLiga en el Estadio Municipal de Butarque.
JuanJo MartinEFE

En el fútbol y en la vida, la venganza se sirve fría. El Leganés se cobró la suya en medio de un ambiente gélido. Butarque sufrió con las bajas temperaturas, pero gozó con una victoria rotunda en el juego (goles de Bustinza y Eraso) frente a un rival que hace mes y medio le arrancó el sueño de jugar su primera (e histórica) final de Copa del Rey.

Fue el Sevilla en manos de los madrileños un equipo alejado del que le tumbó en el torneo del KO y a años luz del que deslumbró el martes a toda Europa con una antólogica exhibición en el Teatro de los Sueños. Agotados por la gesta de Manchester, seguramente embriagados por la fiesta posterior, los de Montella se dejaron en el sur de Madrid girones de imagen y tres puntos en una pérdida que le hace casi imposible luchar por los puestos de Champions.

El mexicano Miguel Layún disputó su cuarto partido de manera consecutiva como titular en LaLiga. Además, se estrenó en la competición española con su anotación al minuto 90. 

El Lega, en cambio, certifica de forma casi virtual la permanencia con 15 puntos de ventaja con el pozo a falta de jugarse sólo 27. Sus actuales 36 puntos superan ya los 34 con los que se salvó el curso pasado, y, de paso, insuflan tranquilidad en una entidad que tendrá que pensar cuanto antes en su futuro, con Garitano en la rampa de salida y media plantilla terminando su vínculo con los blanquiazules.

Con el arranque ya se intuyó una mañana de fría resaca hispalense. Para entonces el viento helado dominaba. Como el Leganés, dictador del esférico en los primeros compases, ésos en los que la potencia de Amrabat (Kjaer soñará con su cuerpeo) llevó a los madrileños a acampar cerca del área de Rico. El internacional marroquí sustituyó a Beavue en la delantera pepinera y a Lukaku en las pesadillas sevillistas. Claro que éste dio más guerra que aquél con el United.

Eléctrico y fugaz, de apariciones vaporosas por todo el frente de ataque, ya forzó a Lenglet a sacar casi sobre la línea un sutil remate que iba camino del gol con el crono marcando el minuto siete. Disfrazado de ‘9’, el extremo fue una apología del peligro constante que sólo encontró réplica en las embestidas de Sarabia y la clase de Vázquez. Entre ambos (ayudados por el casi desparecido Ben Yedder) tejieron la única ocasión clara del Sevilla en los primeros minutos y casi del partido, una bola que despejó un atento Cuéllar.

Llegados al ecuador de la primera mitad el reparto de protagonismos se equilibró, pero no el de las ocasiones, que siguieron tiñéndose de blanquiazul hasta que Bustinza marcó el segundo gol de su carrera -el primero fue esta temporada al Real Madrid- con un cabezazo complejo, cayéndose, pero que sirvió para batir por alto a Rico. Fue un gol anómalo dentro de lo normal que es ver a los pepineros aprovechar el balón parado. De los 24 tantos marcados por el Lega en esta Liga, sólo seis han sido en el primer tiempo.

El del segundo tiempo, el de Eraso, fue fruto de una contra fugaz que remachó el navarro dentro del área tras un buen pase de Diego Rico desde la izquierda. Minutos antes Omar pudo sentenciar con un centro chut en una jugada parecida que vino a demostrar la desconexión hispalense, que se quejó más de un manotazo a Sandro en el arranque de la jugada que de defender el ataque rival.

El Sevilla se diluyó tras el descanso más de lo que había estado en el primer tiempo y salvo un par de ataques de orgullo, no mostró nada que le hiciera ser merecedor ya no del triunfo, sino si quiera del empate. Ni siquiera el gol de Layún en el 90’ inyectó tensión al duelo. La expulsión de Sarabia por doble amarilla en el 84’ fue amarga guinda a una mañana para olvidar.

Montella: “El equipo estaba algo cansado”

¿Cómo está el equipo después de la derrota? Hemos hablado demasiado de esta hazaña del martes. Es normal que esté cansado el equipo después de un partido así. Pero debemos elevar el nivel del equipo. Jugar tres partidos con alta intensidad es complicado, pero es algo que debemos hacer. Es un peldaño que aún no hemos alcanzado de juego. ¿Qué le ha parecido su equipo? Hemos empezado algo bajos de ritmo, pero luego hemos ido mejorando. En el mejor momento, en un córner, nos han marcado. Luego en la segunda parte se ha jugado poco. Se ha perdido mucho tiempo en cada acción. Lo digo de manera constructiva, no por crear polémica: no se puede dar sólo tres minutos de añadido después de que se haya perdido tanto, con tantos cambios, algunos en los que se ha perdido más de un minuto. En la segunda mitad no se ha jugado el partido. ¿Por qué ha seguido insistido en el equipo? Puede que haya algo de cansancio, sí, pero juego con estos porque creo que no se pueden hacer tantos cambios en tan poco tiempo. Cambios ha habido con respecto al último partido. ¿Cómo ve a Arana? Está creciendo. Necesita un periodo de adaptación. Estamos acortando plazos con él. ¿Es todo cosa física? Cuando estás acostumbrados a algunos partidos de un nivel tan alto, te consumen mentalmente mucho, no sólo físicamente. No es una falta de carácter, porque si no, no juega un partido importante como hemos hecho recientemente.
Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?