MEXICANOS POR EL MUNDO

Sin Hirving Lozano, el PSV superó al Feyenoord

Santiago Arias con el PSV.

OLAF KRAAK

AFP

El equipo de Eindhoven se impuso cómodamente por 1-3 con los goles de Arias, Bergwijn y Pereiro. Ya son siete puntos de ventaja sobre el Ajax.

Cómodo triunfo del PSV Eindhoven frente al Feyenoord en De Kuip (1-3) después de una magnífica actuación de Steven Bergwijn y Gastón Pereiro. Los de Philip Cocu son destacados líderes en el torneo doméstico y han demostrado tener todas las papeletas para hacerse con el campeonato. El equipo de Rotterdam sigue con su irregular campaña y se cae de la pelea por la Eredivisie. El mexicano Hirving Lozano cumplió el primero de cuatro partidos de suspensión. 

En la primera parte se pudo ver un partido de contrastes. Por un lado, el Feyenoord llevó a cabo el plan que le hizo ganar el título el año pasado: mover la pelota rápido buscando el hueco y amenazando con Jorgensen en la punta. Tony Vilhena no tuvo mucha participación entrelíneas, lo que mermó claramente las opciones del cuadro local. El PSV en cambio, buscó hacerse fuerte atrás, sin llevar el peso del encuentro, y buscar la rapidez de Bergwijn y Pereiro para sorprender. El uruguayo fue uno de los mejores de su equipo, liderando a los visitantes en ataque.

En una de las múltiples incorporaciones de los laterales del PSV llegó el primer gol. Fue Joshua Brenet el que, por el carril diestro, provocó un saque de esquina. En ese córner, Gaston Pereiro sacaría en corto para que Bergwijn pusiese la pelota en el área y el colombiano Arias rematara al fondo de la red con un cabezazo al que Brad Jones pudo responder.

Trató el Feyenoord de mantener su dominio a través de la posesión del balón. Tyrell Malacia fue una de las amenazas de los de Rotterdam, tratando de generar superioridad por fuera. El Feyenoord tiene en él a una joya para el futuro.

El segundo tanto fue provocado por ese instinto del equipo de van Bronckhorst de mover la pelota con las líneas muy adelantadas. Pereiro puso un pase en pronfundidad para que un velocísimo Bergwijn definiera ante Jones con un toque sutil. El uruguayo y el neerlandés forman una dupla temible. De hecho, el '17' del PSV fue especialmente incisivo, apareciendo por prácticamente todo el frente de ataque y provocando peligro cada vez que entraba en contacto con el balón.

El gol no sentó bien al Feyenoord. Estuvo cerca de encajar alguno más antes del descanso pero el palo lo evitó. La reanudación tuvo un ritmo tremendo. Bergwijn, una vez más, fue el catalizador del equipo. Por la izquierda deshacía el entramado defensivo del local con una arrancada. De hecho, estuvo cerca de hacer el tercero antes de tiempo, pero su disparo se marchó fuera. El Feyenoord se encontró un gol que le dio vida. Boëtius, recién entrado al partido, desbordó por izquierda con velocidad y con un centro preciso el balón llegó a un Vilhena que remató con simplicidad al lado contrario del portero. Probablemente uno de los únicos errores defensivos de los de Eindhoven en De Kuip.

Parecía que el tanto iba a dar vida al Feyenoord en el partido, pero los de Cocu dieron un duro golpe a sus rivales. Uno de los jugadores del partido, Bergwijn, se sacó un duro disparo raso con la derecha desde la esquina izquierda del área que provocó el mal despeje de Jones y el gol de Pereiro. Un tanto que enfadó a más de uno en la grada de De Kuip y al uruguayo le llovieron varios vasos de cerveza durante la celebración.

Con el 1-3 en el marcador, el partido derivó en un correcalles entretenidísimo. Malacia y Boëtius dieron vida al Feyenoord por el lado izquierdo, pero no fue capaz el conjunto local ninguna de las ocasiones generadas. Un equipo que está de la versión que le hizo ser campeón el año pasado y que se ha despedido de prácticamente todas las opciones de ganar el título antes de tiempo.

El PSV, aprovechando el tropezón del Ajax en casa frente al ADO Den Haag, se acomoda en lo alto de la tabla con este triunfo y ya son siete puntos los que tiene el cuadro de Eindhoven respecto al de Amsterdam.