Real Madrid-PSG: de Ginola-Weah al golazo imposible de Nacho

REAL MADRID - PSG

Real Madrid-PSG: de Ginola-Weah al golazo imposible de Nacho

Ambos equipos se han visto seis veces: dos victorias blancas, dos francesas y dos empates, aunque en cruces siempre se lo llevó el PSG. Aquí, la historia de cada partido.

Madrid

Real Madrid y PSG se han visto las caras seis veces en toda la historia, con un balance bastante igualado: dos triunfos para cada equipo y dos empates. Aunque las dos veces que se han visto las caras en eliminatorias fue el PSG el que se impuso. Los blancos han hecho seis goles; los franceses, siete. Se vieron las caras en tres torneos europeos diferentes. A continuación contamos la historia de cada uno de esos seis partidos.

Copa de la UEFA 1992-93: Real Madrid 3 – PSG 1

Un triunfo convincente. “Dos tantos de ventaja pueden valer”, analizaba Míchel en las páginas de AS el día del partido, ida de cuartos de final de la Copa de la UEFA. Ni que fuese adivino: el primer choque de la historia entre ambos equipos finalizaría 3-1, aunque lo de que podría “valer” no fue así, como se vería en la vuelta. El PSG se presentó en el Bernabéu con un buen equipo liderado arriba por la pareja Ginola-Weah; el francés dio sus mejores años en el equipo parisino antes de irse a la Premier y el liberiano, que había brillado en Mónaco antes, esperaba su salto a la Serie A, donde se hizo con el Balón de Oro en el Milán. El guión no le pudo salir mejor al Madrid de la Quinta, que venía de tres decepciones europeas seguidas ante Milán (dos veces) y Spartak de Moscú: 2-0 a los 34 minutos y, tras el 2-1 de Ginola, tanto final de Míchel en el 90 para sacar una ventaja interesante de cara a la vuelta. Aunque Mendoza no se fiaba: “Todavía no está resuelto. Tuvimos suerte, pero también merecimos más goles”. La vuelta demostraría lo acertado que estaba el presidente blanco.

Copa de la UEFA 1992-93: PSG 4 – Real Madrid 1

Descuento maldito. El 3-1 de la ida hacía que la vuelta de cuartos de la UEFA pareciese un trámite en el que el Madrid, que había demostrado estar más hecho que el PSG en el Bernabéu, tenía todas las de pasar a semifinales. “Todo está a nuestro favor”, comentó Prosinecki antes del partido, mientras que Zamorano marcaba el camino: “Podemos hacerles daño al contragolpe”. Ni uno ni otro: el partido fue un lamento constante del Madrid, sometido por un PSG que al final de los 90 minutos ganaba 3-0 con goles de Weah, Ginola (golazo de volea) y Valdo (figura, con un tanto y dos asistencias). Zamorano, en el 91’, dio esperanzas haciendo el 3-1 que mandaba el choque a la prórroga; pero dos minutos después el central Kombouaré remachó de cabeza una falta indirecta y hundió del todo a los blancos, ante el éxtasis del Parque de los Príncipes. La pizarra condenó a los blancos, que encajaron dos goles en jugadas de estrategia. Un partido que pudo perder el Madrid 3-0 en los despachos: Benito Floro inscribió a cuatro extranjeros cuando sólo se permitían tres en torneos UEFA; alguien debió avisar a última hora del error y Floro sacó de la lista a Esnáider y contó con sólo cuatro recambios en el banquillo en vez de los cinco permitidos.

Recopa de Europa 1993-94: Real Madrid 0 – PSG 1

Un Madrid gafado. Un año después, ambos equipos se veían las caras de nuevo en cuartos de final, aunque de un torneo diferente: la Recopa de Europa. En la ida, el PSG se llevó el triunfo del Bernabéu por 0-1 con gol de Weah, tras enorme jugada personal de Ginola por la banda izquierda. El Madrid coleccionó ocasiones, pero le faltó puntería: Zamorano se topó con el poste, reclamó varios penaltis muy posibles y hasta un gol fantasma… Tras el partido, Mendoza se rindió: “El PSG es el mejor de Europa”, dijo, además de reconocer “envidia sana” por tener el equipo francés a Ginola mientras que en el Madrid Prosinecki, fichaje fallido, rajaba de Floro y solicitaba salir cedido. Curiosidades del destino, la esperanza la puso Luis Enrique, entonces jugador blanco: “El Madrid puede ser mejor en el Parque de los Príncipes porque lo ha sido hoy”.

Recopa de Europa 1993-94: PSG 1 – Real Madrid 1

Del Bosque no obró el milagro. Días después de la derrota en el Bernabéu, el Madrid cayó en Lleida y Floro (aquel día Canal+ captó aquella bronca en el vestuario: “¡Con el pito nos los f…!”) fue destituido y reemplazado por Del Bosque (con Benítez de asistente) hasta final de curso. En su debut como técnico blanco, el Madrid arrasó al Rayo en Liga (5-2) con doblete y asistencia de un Prosinecki que se encontró tras sus recurrentes conflictos con Floro. “El equipo juega con más alegría”, comentaban los directivos en el palco; “Es más divertido”, decía Jeaninne Girod, esposa de Mendoza. Ya en París, pese a que el PSG dominó y perdonó en el primer tiempo, el Madrid se adelantó con gol de Butragueño y Prosinecki rozó el 0-2. No lo marcó y, ya en el segundo tiempo, Gomes empató al rematar una falta lateral en la que Buyo salió a por uvas. Con 40 minutos por delante, un gol daba el pase al Madrid y Zamorano lo tuvo en un cabezazo a bocajarro de los que no solía fallar; la mandó al poste y el Madrid se fue a la calle. El PSG se ganó el apelativo de “bestia negra”, igualándose con Milán o Bayern, entre otros. Coincidió todo el mundo en que la imagen fue buena, como dijo Del Bosque: “Fuimos valientes, hay que mantener la ilusión”.

Champions League 2015-16: PSG 0 – Real Madrid 0

Sólo faltó el gol. En su primer partido de tronío europeo con el Madrid, Rafa Benítez sacó un once extraño, forzado por las bajas que tenía, aunque equilibrado: Lucas Vázquez y Jesé en las bandas, Isco en la mediapunta y Cristiano como nueve único, con Casemiro y Kroos en la media. El resultado fue un Madrid mucho mejor que el PSG durante todo el choque, llegando constantemente y con buenas oportunidades de Jesé y Cristiano, pero sin puntería. El equipo francés, entonces entrenado por Laurent Blanc, decepcionó en su casa y estuvo todo el partido sometido a las carreras de un Marcelo superlativo, imparable. Sólo faltó que Benítez se lanzase más decididamente a por el triunfo, pero fue un empate de prestigio para un Madrid que había empezado la temporada sin demasiado brillo. “Un punto de optimismo”, tituló AS al día siguiente.

Champions League 2015-16: Real Madrid 1 – PSG 0

Ni Nacho se lo creía. La historia al revés. El PSG dominó y mereció mucho más, pero malgastó varias ocasiones en un partido accidentado: Verratti dejó el sitio en el 16’ por lesión y antes Isco se había abierto la cabeza en un choque con Aurier. Matuidi, Ibrahimovic, Di María… Todos rozaron el gol, pero sin alcanzarlo. Se lesionó también a la media hora Marcelo y ahí llegó el cambio clave del choque: entró Nacho, autor de un gol imposible. Kroos chutó y el balón salió rechazado por un defensa, bombeado; Trapp salió a por él, pero midió mal y el esférico llegó antes a Nacho, que le pegó de primeras con el interior de su zurda y el balón, casi sin ángulo, entró mansamente en una puerta sin portero. El gesto era claramente de centrar, como él mismo reconoció: “Sinceramente, no quería ponerlo ahí…”. Pese al triunfo, el Bernabéu silbó la rácana propuesta de Benítez y Blanc se lamentó de la mala suerte que tuvo el PSG, que se topó tres veces con los postes: “Han marcado en una semiocasión que han tenido…”. Exageró un poco el galo, pues en el tramo final Isco o Kroos pudieron sentenciar. Y Di María aprovechó para pasar la última factura: “El Madrid me vendió para cubrir gastos, no me dejaron irme por la puerta grandes; si me fui por la de atrás, fue por culpa del club… No me fui por dinero y me da igual que me hayan pitado, aquí di lo máximo”.

0 Comentarios

Normas Mostrar