Todo por Cholito Barberá

Victoria. El Atlético sigue ganando. Esta vez lo hizo casi desde el inicio del partido, pues no se llevaba ni un minuto y el equipo rojiblanco ya se había puesto por delante. En otros partidos al Atlético le había costado un mundo ganar y en La Rosaleda lo hizo nada más iniciarse el encuentro. Mucha ventaja la que concedió un equipo necesitado de puntos como el Málaga. Al principio del segundo tiempo el conjunto de Simeone se durmió en los laureles, pero Oblak volvió a salvar a su equipo con un paradón en la escuadra. Sin hacer un buen partido el Atlético se lleva los tres puntos y está a la espera de lo que haga el Barcelona. Los rojiblancos están dispuestos a no decir adiós al título.

Un honor. El partido lo encarriló Griezmann con ese gol. El francés siguió la jugada, estuvo atento al rechace y definió ante el portero rival con la maestría habitual. Un golazo. Pero más, mucho más, fue el detalle que tuvo el delantero cuando hizo el gol: enseñó una camiseta con el 7 en honor a Nacho Barberá, Cholito, futbolista del cadete del Alzira, que falleció hace unos días mientras jugada en Ontinent. Muy fan del equipo rojiblanco, el Atlético ya se había sumado al homenaje al chico al colgar en el vestuario, antes del partido, una camiseta rojiblanca con su nombre (Cholo Barberá) y el número 7. Esta camiseta estaba entre las de Koke y Juanfran. El Atlético supo estar a la altura en esta ocasión de lo que es, un club que representa a muchos seguidores y defiende una serie de valores de los que nos sentimos orgullosos. Nada hay más bonito que la ilusión de un niño por jugar al fútbol y por ver a sus ídolos. Y nada más duro como la pérdida de un chico a esa edad. El fútbol, el Atleti, estuvo de diez. Esos detalles, esa forma de arropar a una familia destrozada, es lo mejor que tuvo el encuentro de La Rosaleda. Por encima de cualquiera jugada. Griezmann, por cierto, lleva ya doce goles en esta campaña (ocho en el campeonato).

Otros detalles. Todo lo que sucedió en ese minuto de partido marcó la tarde en Málaga. Los más de 400 aficionados del Atlético disfrutaron de lo lindo con ese tanto, aunque no con el juego del equipo. El partido dejó los 350 encuentros de Koke con la camiseta rojiblanca, un nuevo partido de Oblak sin encajar, la poca aportación de Vitolo o la sustitución de Costa por Torres. Incluso los primeros minutos de Filipe Luis. Ahora llega la Europa League. Pero ahora todo queda en un segundo plano. Todo es ahora para Cholito Barberá.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar