NBA | MERCADO

Los Lakers ya piensan en 2019: Klay Thompson, Butler, Kawhi...

Siguen las malas noticias: en la franquicia asumen que Paul George y LeBron James son un sueño casi imposible para el próximo verano.
Puerto Rico vs Dominicana en vivo y en directo: Serie del Caribe

0
Los Lakers ya piensan en 2019: Klay Thompson, Butler, Kawhi...
Russell Isabella USA TODAY Sports

Los Lakers tienen una excelente base joven sobre la que pensar en un futuro cada vez mejor: Lonzo, Ingram, Kuzma, Nance, Hart y también Randle y Clarkson, que a priori no forman parte del futuro a largo plazo (ni seguramente a medio) de la franquicia. Pero ya se sabe, en L.A. lo que se busca es caza mayor, especialmente desde la llegada de Magic Johnson y Rob Pelinka a los despachos.

Ya se sabe, los Lakers tratan de hacer espacio salarial para firmar a dos grandes estrellas en la agencia libre, con un sueño tan poco disimulado que le ha costado hasta multas por los movimientos públicos de Magic Johnson: LeBron James y Paul George. Pero todo son castillos en el aire y cuentas muy complicadas para un equipo que todavía no es atractivo en lo deportivo y que está teniendo problemas en los últimos años para explotar su atractivo como mercado gigantesco e institución de referencia en el deporte mundial.

Así que Ramona Shelburne, de ESPN y una fuente siempre muy fiable, ya ha publicado lo que empezaba a ser un secreto a voces: el pesimismo es importante en los despachos de una franquicia para la que su excepcionalidad está dejando de ser una baza. DeMarcus Cousins se ha roto el talón de Aquiles, LeBron James tendrá opciones mucho mejores en lo deportivo si decide dejar Cleveland y Paul George podría optar por seguir en los Thunder, donde su unión con Westbrook y Carmelo no va todo lo bien que podría pero tampoco ha implosionado ni muchísimo menos.

Los Lakers podrían, ante ese panorama, esperar al verano de 2019, una opción que podría ser la más sensata pero que sin duda pondrá a prueba la paciencia de una masa de aficionados que está asistiendo a los peores años de la historia de la franquicia desde su traslado a Los Angeles. Además, demuestra que podría no ser la mejor política esperar a que queden libres jugadores a los que se puede optar vía trade, por mucho que haya inputs que apunten a su interés por jugar en los Lakers. Quien tiene al jugador, tiene ventaja. Y a Paul George ahora mismo lo tienen los Thunder. Y LeBron es un sueño lejano, pero imposible si no hay otra estrella asegurada para transforma el proyecto en inmediatamente competitivo.

¿Qué habrá tiro en 2019 y en un nuevo capítulo del cuento de la lechera en L.A.? Tal vez Jimmy Butler, Kawhi Leonard y Klay Thompson. Para entonces quizá ese prometedor núcleo (Lonzo, Ingram, Kuzma, Hart…) que ha ganado 10 partidos de 14, la mejor racha de la franquicia desde 2013, sea más atractivo para alguno de estos jugadores. Quizás…

Castillos en el aire. Si los Lakers optan finalmente por una estrategia conservadora, otra vez, podrían seguir contando después del cierre del mercado (el jueves) con Julius Randle y Jordan Clarkson, importantes (sobre todo el ala-pívot) en el buen momento del equipo. El primero será agente libre restringido en verano, el segundo tiene contrato por dos temporadas más y 25,9 millones.