De los Hispanos a La Roja de futsal

Hemos pasado de los Hispanos del balonmano a La Roja del fútbol sala. De un Europeo con un colofón triunfal a otro que aspira a serlo, a pesar del tropezón del primer día ante Francia. Este domingo tratarán de enmendarlo contra Arzebaiyán. El balonmano y el fútbol sala son deportes con paralelismos, que ocupan un mismo espacio, incluso rivalizan. Cuando hablas con aficionados y responsables de uno y de otro, notas cierto pique. En España, la LNFS saca mucha ventaja a la Asobal en organización y en seguimiento. La liga de futsal es la mejor del mundo en su deporte, ofrece partidos de máxima igualdad, acoge a las principales estrellas… Y, como remate, también organiza la Copa de España, una competición emocionante y ejemplar que este año ha doblado apuesta y pretende llenar el Palacio de Deportes de Madrid.

Tras las desapariciones del Ciudad Real y el Atlético, en la Liga Asobal se pasea el Barcelona, hasta el punto de que un empate se convierte en noticia. De los 19 jugadores que han alzado el título continental, sólo siete juegan en España, aunque dos ya han anunciado que también se van fuera. La última vez que el balonmano llenó el ahora llamado WiZink Center fue en un España-Francia en 2009. La Selección decanta la balanza. Las máximas audiencias de La Roja de futsal han sido de 2,2 y 2,1 millones en las finales de los Mundiales de 2008 y 2012, ambos contra Brasil. Los Hispanos, también en finales mundialistas, alcanzaron los 3,5 y 3,4 millones en 2005 y 2013. Los 2,5 del pasado domingo en el Europeo son su cuarta marca. La tradición y la condición olímpica sonríen al balonmano. Yo, en cualquier caso, disfruto de ambos.

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar