Alonso no me convence del todo

La confirmación de que Fernando Alonso competirá esta temporada también en el Mundial de Resistencia (WEC) me produce sensaciones encontradas. En principio, encuentro ilusionante ver a un español compitiendo al máximo nivel en este campeonato, especialmente en una prueba legendaria como las 24 Horas de Le Mans; no será la única, puesto que el programa que ha cerrado con Toyota incluye algunos compromisos más, aún por concretar, como parte de la preparación de este desafío. Dicho esto, por otra parte me inquieta que la dispersión de objetivos pueda afectar a su rendimiento en el que debería ser el principal, la Fórmula 1. Asegura el asturiano que esto no ocurrirá, que tiene muy claras sus prioridades y que su proyecto con McLaren no se verá alterado en absoluto por su decisión.

Por supuesto que hay que creer al protagonista, sabe mejor que nadie cómo se plantea una temporada que resultará tan intensa como exigente. Sin embargo, no me convence del todo su planteamiento, lo confieso, me genera ciertas dudas sobre las que espero estar equivocado. Una cosa es lo que Alonso espera y otra diferente, la realidad a la que le aboque el reto. Es posible que coincidan ambas perspectivas y entonces sólo nos quedará disfrutar de sus actuaciones en los dos certámenes, esperemos que acordes a su experiencia y talento. En caso contrario, los efectos colaterales de esta duplicidad pueden llegar a resultar perniciosos para sus aspiraciones, lo que me preocuparía especialmente en el caso de los grandes premios, donde su reacción (acompañada de la del equipo) empieza a resultar ya apremiante. Insisto en que encuentro admirable y valiente la determinación de Alonso, sólo me preocupa que haya pecado de un exceso de optimismo. Ojalá que no…

0 Comentarios

Normas Mostrar