NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Suicidio del Atlético

MéxicoActualizado a

Tropiezo. Empató el Atlético y puede haber dicho adiós a sus opciones ligueras. El Atlético se suicidó ante el Girona. Tuvo el partigo ganado y el rival a merced. Pero no lo remató. Jugó durante muchos minutos a medio gas, pensando en el encuentro copero del martes ante el Sevilla. Y a medio gas no puedes jugar ante nadie. Y menos ante un Girona que poco a poco, minuto a minuto, fue pensando que podía sacar algo del Wanda Metropolitano. El 1-1 provoca un estado de nerviosismo en el Atlético de cara a una de las citas decisivas de la campaña, la del Sánchez Pizjuán. El problema es que los de Simeone no aciertan a hacer ese 2-0 que supone no dar posibilidades al rival. El problema es que este Atlético va cada vez a menos.

Mal. Pudo ganar el equipo en ese arreón final, pero nunca debió llegar a ello. Con todo, sigue la maldición ante los equipos catalanes. En cuatro partidos el Atleti no ha sido capaz de vencer a Girona, Barcelona y Espanyol. El Atlético tiene tres encuentros en casa (ahora llegarán Las Palmas y Valencia) y los madrileños han desaprovechado ese factor campo que antes les hacía temibles. El Wanda Metropolitano no decide y así es imposible aspirar a cotas mayores.

Regalo. El Atlético no cerró el partido cuando tuvo que hacerlo y le regaló al Girona el empate. Los rojiblancos no son amigos de hacer concesiones, pero le dieron la opción al conjunto catalán de que empatara el choque. Una, dos, tres veces... tuvo la ocasión el Atlético de despejar el balón y no lo hizo. Hasta que el Girona hizo el tanto. Una cadena de errores impropias de un equipo como el madrileño. Luego llegaron las prisas, los nervios, las carreras...

Griezmann. Hizo el gol del Atlético y ya es el máximo goleador rojiblanco en el campeonato liguero, con seis tantos. Griezmann no está al nivel de otros años, está claro. Comenzó mal la temporada, en parte lastrado por esa expulsión sufrida ante el Girona. El delantero francés no es el de otras campañas y muchos le ven fuera del Atlético dentro de unos meses, pero tiene gol y eso significa mucho para un equipo que le cuesta horrores marcar. Se marchó del campo con veinte minutos por delante y la afición rojiblanca le aplaudió. Es lo que tiene el fútbol, es cambiante y los goles motivan diferentes estados de opinión. Tras su cambio llegó lo peor. Tras su cambio el panorama cambió por completo.

Diego Costa. Su acción produjo el gol de Griezmann. Estuvo atento y listo en la jugada y eso supuso el 1-0. Diego Costa ha tenido un gran inicio en el Atlético, con tres goles y dos asistencia en los partidos que ha disputado. Pasada la hora del partido el Cholo lo sustituyó en un claro mensaje de que el técnico argentino pensaba en el encuentro del próximo martes. Pero Diego Costa, sin estar tan incisivo como en otros choques, sí dejó su impronta en el encuentro. Lástima que el equipo no le acompañe.

Pitos. El Girona empató en la recta final y se escucharon pitos en el Wanda Metropolitano. La entrada fue de 55.076 espectadores y la gente del Atlético entiende que el equipo puede y debe dar mucho más de sí. Luego la hinchada apretó en la recta final del encuentro. Como ha sido siempre, porque la afición está, siempre lo ha estado, por encima de su equipo. Pero muchos empiezan a estar un poco mosqueados con sus jugadores.

Final. Ahora el partido ante el Sevilla se presenta como una final, como un todo o nada para el conjunto madrileño. En dos partidos el Atlético se ha complicado mucho la temporada. El equipo tiene capacidad para revertir la situación y hace falta saber si podrá conseguirlo. Tendrá que dar más, muchos más que en este inicio de año. Porque este Atleti tiene poco del que le hizo temible.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?