NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

La hermana de Cristiano le defiende de los críticos: "Ahora dicen que estás casi acabado..."

Katia Aveiro ha usado en Instagram un texto del escritor Pedro Chagas para defender a su hermano de las críticas que está recibiendo esta temporada.

Actualizado a
La hermana de Cristiano le defiende de los críticos: "Ahora dicen que estás casi acabado..."
FELIPE SEVILLANODIARIO AS

Katia Aveiro ha vuelto a usar las redes sociales para mostrar la admiración que siente por su hermano, Cristiano Ronaldo, al que ha defendido de las críticas que viene recibiendo por el mal rumbo del Real Madrid este curso.

"Sólo te quería decir esto, Cristiano: cuando a los doce años llegaste a Lisboa, cargado de lágrimas y esperanzas, dijeron que no eras más que un niño de Madeira. En menos de cinco años estabas jugando en el primer equipo del Sporting. Cuando disputaste los primeros cinco partidos con los grandes, dijeron que sólo eras un puto habilidoso. Algunos meses después fichaste por el Manchester United. Cuando llegaste a Inglaterra, dijeron que sólo eras una promesa. En seis temporadas marcaste 118 goles. Cuando el Real Madrid te fichó, dijeron que sólo eras un nombre para vender camisetas. Desde 2009 has hecho 422 goles en 418 partidos y ya has batido prácticamente todos los récords que podías en el club. Cuando en 2008 recibiste el primer Balón de Oro, dijeron que sólo ganarías ese. Ya has ganado cuatro más. Cuando te convertiste en capitán de Portugal, dijeron que no eras más que un capitán sin carisma, sin espíritu de liderazgo. En 2016 fuiste el primer portugués de siempre en levantar la Eurocopa...", empieza repasando el texto, escrito por el autor portugués Pedro Chagas.

"Ahora que no has marcado como un extraterrestre hace dos o tres partidos, dicen que no eres más que un jugador en el fin de su carrera, casi acabado, en las últimas, en curva descendente. No te preocupes. Cuando sonrías con un trofeo en la mano en lo alto de la Torre Eiffel, o cuando marques otro gol decisivo, o cuando batas un récord más, te van a mirar, atentos. Aplaudiéndote, claro. Desgraciados. Es lo único que les queda", remata.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?