presentado por
ATP Bastad
EN JUEGO
Richard Gasquet Richard Gasquet
Gerald Melzer Gerald Melzer
FINALIZADO
John Millman John Millman
4 4
Federico Delbonis Federico Delbonis
6 6
FINALIZADO
Mikael Ymer Mikael Ymer
6 4 2
Fabio Fognini Fabio Fognini
1 6 6
FINALIZADO
Casper Ruud Casper Ruud
7 6
David Ferrer David Ferrer
5 2
ATP Umag
Martin Klizan KLI
-
Robin Haase Robin Haase
-
Marton Fucsovics Marton Fucsovics
-
Marco Trungelliti TRU
-
Andrey Rublev Andrey Rublev
-
Felix Auger-Aliassime Felix Auger-Aliassime
-
Evgeny Donskoy Evgeny Donskoy
-
Damir Dzumhur Damir Dzumhur
-
ATP Newport
Jason Jung Jason Jung
-
Tim Smyczek Tim Smyczek
-
Ramkumar Ramanathan Ramkumar Ramanathan
-
Vasek Pospisil Vasek Pospisil
-
WTA Gstaad
Patty Schnyder SCH
-
Samantha Stosur STO
-
FINALIZADO
Mandy Minella MIN
6 6
Johanna Larsson LAR
3 4
FINALIZADO
Viktoria Kuzmova KUZ
6 6
Veronika Kudermetova KUD
7 7
FINALIZADO
Eugenie Bouchard BOU
7 7
Viktorija Golubic GOL
6 6
FINALIZADO
Tamara Korpatsch KOR
2 2
Sara Sorribes Tormo SOR
6 6
FINALIZADO
Alize Cornet COR
6 6
Conny Perrin PER
3 3
WTA Bucarest
EN JUEGO
Anna Karolina Schmiedlova KAR
Laura Siegemund SIE
Claire Liu LIU
-
Petra Martic MAR
-
Maryna Zanevska ZAN
-
Sorana Cirstea CIR
-
Ons Jabeur JAB
-
Vera Zvonareva ZVO
-

El Madrid toca fondo

REAL MADRID-VILLARREAL

El Madrid toca fondo

Modric y Cristiano se lamentan por el gol del Villarreal, celebrado por sus jugadores.

EFE

Un gol de Fornals, a tres minutos del final, castigó su falta de portería. Cristiano malogró los mejores momentos del equipo. El Villarreal aguantó e hizo historia. Penalti no pitado por mano de Álvaro.

Madrid

El final de la primera vuelta deja al Madrid en el abismo, bajo la amenaza insólita de verse incluso fuera de los puestos de Champions. No le faltó al equipo la voluntad, pero se le han esfumado Cristiano, la fortuna e incluso el bueno ojo de los árbitros. A dos minutos del final, el Villarreal exprimió su desesperación. Hoy puede estar a 19 puntos del Barça en 19 partidos de Liga. Y el Submarino dejó para la historia su primer triunfo en el Bernabéu.

Pese al revés, el Madrid tuvo el comportamiento lógico de un equipo tan fuertemente endeudado con su afición. Empezando por Zidane, que puso al completo lo que anda sano de la primera unidad para probar que no hay plan de evacuación en la Liga. Y le siguió el equipo, que presionó con más codicia que nunca en una especie de efecto rebote tras las últimas caídas de tensión. 

Ese empuje obligado del Madrid, acompañado esta vez de un buen método, y el plan de prevención del Villarreal, que abandonó su rombo por un 4-2-3-1 más cauto, arrojó un abrumador dominio blanco, sólo empañado por esos intervalos sin movilidad que le hacen pasar largas temporadas a espaldas del área rival y por la pérdida de ángel de Cristiano, al que se le han cerrado súbitamente las puertas del cielo. Tres oportunidades clarísimas le salieron al paso y las tres se le fueron aplicando soluciones diversas: un remate picado fuera ante la salida de Asenjo, un martillazo al lateral de la red y un error con la puntilla en envío de Isco, al que llegó trastabillado por un toque de Mario Gaspar. Fueron discutibles la posición del malagueño y la acción del lateral de Villarreal. Para entonces ya le había quitado Undiano un penalti al Madrid, por mano invasiva e invasora de Álvaro.

Asenjo, decisivo

Pero, aun sin gol, el Madrid fue lo que se espera de él, con Isco como propulsor de su juego, con Kroos y Modric menos encogidos, especialmente el alemán, y con una zaga menos frívola y quebradiza. Nada se requirió de Keylor hasta el descanso, al que el Villarreal llegó entre súplicas. Asenjo, con dos grandes paradas, fue su clavo ardiendo. Pero Cristiano y Bale son delanteros de campo abierto y en partidos a 30 metros entran en hibernación.

Del descanso regresó un partido más abierto, anunciado con un disparo fallido de Cheryshev, relevo de Raba y que mandó a Castillejo a la derecha, en la cara de Keylor. Y esta vez Zidane también se avivó. En cuanto el partido se hizo de dos direcciones metió a Lucas Vázquez y Asensio. Se fueron Isco, siempre Isco, y Bale. Y el Madrid viró hacia el 4-3-3. Ninguna de las medidas, casi de emergencia, cambiaron los indicadores del partido. El asedio del Madrid fue cayendo en la montonía, con Cristiano confundido entre aquella multitud amarilla y con Castillejo en magnífica labor de desgaste. Y cuando el Madrid confundió el sentido del deber con la carga descamisada, le cazaron en una contra, resuelta en segunda instancia (a la primera falló Ünal, que pudo arrancar en fuera de juego), de vaselina, por Fornals. Esperar al PSG se va a hacer eterno. 

 

0 Comentarios

Mostrar