NBA LONDON

Sixers y Celtics, los sucesores de LeBron chocan en Londres

Ambos se estrenan en competición oficial en el 02 londinense, aunque Boston jugó allí un amistoso en el año de su último anillo. Fultz podría regresar.

0
Sixers y Celtics, los sucesores de LeBron chocan en Londres
Maddie Meyer AFP

Bienvenidos al único partido NBA oficial del año en Europa. Como de costumbre, la afición respondió en tiempo récord. Las 18.689 localidades del O2 de Londres se despacharon en menos de una hora. Aún se pueden adquirir localidades a través de la reventa oficial y legal, aunque para ello hay que rascarse el bolsillo. 500 libras (unos 565€) cuesta la entrada más barata. El Sixers-Celtics ha disparado las expectativas. Esta vez sí, la Liga ha tirado la casa por la ventana trayendo al Viejo Continente uno de los partidos más atractivos que puede ofrecer.

Este jueves (21:00, Movistar+ Deportes 1) Philadelphia y Boston disputarán el octavo partido de liga regular en Londres —todos se han celebrado bajo el techo del O2 en North Greenwich— en una cita que se mantiene de forma inalterable desde enero de 2013. Dos equipos que debutarán en competición oficial en la capital británica, ampliando la lista a once (nadie ha jugado más veces que los Raptors y los Nets, tres cada uno). El 10 de octubre de 2007 los Celtics protagonizaron junto a los Timberwolves la primera toma de contacto del O2 con la NBA, pero aquel encuentro era amistoso.

Aquella temporada los verdes conquistarían su 17º y hasta la fecha último anillo de su historia. Diez años después, vuelven a contar con opciones (aunque escasas) de título con un proyecto totalmente renovado que la leyenda Danny Ainge dirige desde los despachos y Brad Stevens desde la banda. Los de Massachusetts aterrizan en la City tras haber salido con éxito del primer bache del curso (acumulan seis victorias consecutivas) y con el segundo mejor balance de la NBA (33-10) tras los Warriors. Los californianos están un par de peldaños por encima del resto. Así que su verdadero objetivo es regresar a las Finales por primera vez desde 2010. Para ello, lo lógico es que dejen por el camino a los Cavaliers. Son ya siete las presencias ininterrumpidas de los equipos de LeBron James como representantes de la Conferencia Este en la batalla por el título. Una supremacía ahora seriamente amenazada por culpa de Kyrie Irving, quien fuera su escudero es ahora el líder de unos Celtics que son mucho más que el base.

Resulta conmovedor comprobar cómo se han repuesto al mazazo de la grave lesión de Gordon Hayward en el primer encuentro. Al Horford es un jugador fundamental en ambos aros. Mucho más adaptado, vuelve a ser el all star de los Hawks. Jaylen Brown y Jayson Tatum se han ganado un hueco en el quinteto comportándose como veteranos a pesar de su corta edad. Desde el banquillo, los Marcus Smart, Terry Rozier y compañía ejercen de agitadores con su entrega y energía.

Los Sixers empiezan ahora a recoger los frutos (están al 50% de victorias y con opciones de regresar a los playoffs por primera vez desde 2012) después de tantos años confiando en el Proceso. Su creador, Sam Hinkie, hace tiempo que se marchó, pero una de sus apuestas mantiene vivo el espíritu. Se trata de un Joel Embiid absolutamente determinante. Con él, los de Brett Brown marchan 17-12. Sin él, el balance se desploma: 2-7 Un personaje que marca la diferencia dentro… y fuera de la cancha. Al margen del camerunés, la gran atracción es Ben Simmons. Tras pasarse en blanco la pasada campaña, el número 1 del draft 2016 es el máximo favorito a llevarse el Rookie del Año a pesar de no tener tiro exterior en la era del triple. Por lo demás, hace todo bien al mismo tiempo que despierta los sentidos del espectador. Gente como Redick, Covington y el croata Saric aumentan el potencial de un bloque que aún espera al último 1 del draft. Markelle Fultz ha dejado atrás la extraña lesión que ha afectado a su hombro derecho y ha anunciado una sorpresa para Londres que huele a regreso.

Philly no está aún a la altura para hacer frente al dominio de LeBron en la Conferencia. Lo que no quita que, sin duda, sea uno de los equipos con mejor pinta de cara al futuro. Este jueves, los aficionados que hayan viajado a Londres podrán disfrutar de ellos en directo ante otro equipo clásico y llamado a hacer grandes cosas desde el presente más inmediato. Un lujo para Europa.