Noche de Reyes

Noche de Reyes

Todo debió empezar el 6 de enero de 1973, cuando sus Majestades me trajeron la equipación del Celta. Por entonces las camisetas venían sin dorsales, así que cogí una cinta aislante negra, unas tijeras y recorté como mejor supe el ‘9’ de Doblas. Sin embargo, me hice un lío con el lado adhesivo y en vez de con el ‘9’ jugué con la letra ‘e’ a la espalda para cachondeo de todo el barrio.

Quizás por tratarse de una fecha mágica aquel sacrilegio cometido sobre la camiseta del Celta ha provocado un ‘meigallo’ que se repite cada vez que informo del equipo vigués, como en la final de la Copa del 94 contra el Zaragoza. En los penaltis Alejo golpeó mal el balón, Cedrún lo detuvo e Higuera daría a continuación el título a los maños.

En la zona mixta del Calderón, todavía un chaval, me codeaba con Gaspar Rosety, Eduardo Torrico, Iñaki Cano... Entre un trío de jugadores con el chándal del Celta distinguí a Alejo, le cogí por el hombro, y colocándole el micro de TVE le solté:

-“Ha sido una pena, pero Alejo, hay que levantar la cabeza”

-”Si, una pena, pero es que yo no soy Alejo. Soy el preparador físico”.

-”Te pareces mucho”, balbuceé como disculpa mientras estallaba una carcajada general en la sala de prensa.

Otra vez llegué a narrar un partido del Céltiga en Radiocadena cantando los goles al revés porque pensé que con ese nombre debería ser el que vestía de camiseta celeste y pantalón blanco, pero no, que resulta que ese era el Viveiro. Así que el primer gol de los locales se los asigné a los visitantes. Me di cuenta cuando unos espectadores con el transistor en la oreja me empezaron a hacer señas, llevándose el dedo índice a la sien, como apretando un tornillo.

La última sucedió hace dos días. Hacía ya años que por motivos profesionales no pisaba Balaídos. Saludé a muchos compañeros de tantas batallas y todos me daban la felicitación por el reciente Premio Ondas. Hasta Antonio Estevez me hizo una entrevista en el programa local de la Cope.Y en esto salió Fontàs, el central del Celta, se colocó en el atril, y una compañera de RAC 1 le hizo una pregunta en catalán que él respondió en el mismo idioma, lo que me indujo al error porque a continuación pregunté en voz alta:

-”¿En el vestuario qué os comentó Dembélé tras su esperado regreso?

-”Pues no sé qué diría. Pregúntaselo a los del Barça, que yo estaba en el vestuario del Celta”.

No paré de correr hasta llegar al aparcamiento de Castrelos.

Cuando escribo estas líneas faltan horas para que me visiten los Reyes de Oriente. Espero que esta vez me traigan el Scalextric con curvas peraltadas y deshagan esa maldición que dura 45 años.

0 Comentarios

Normas Mostrar