Festival en Texas: Gerald Green (29) y Eric Gordon (30), de tú a tú con los Splash Brothers (57)

ROCKETS 114 - WARRIORS 124

Festival en Texas: Gerald Green (29) y Eric Gordon (30), de tú a tú con los Splash Brothers (57)

Festival en Texas: Gerald Green (29) y Eric Gordon (30), de tú a tú con los Splash Brothers (57)

Troy Taormina

USA TODAY Sports

Ni James Harden ni Kevin Durant, pero qué partido de baloncesto. Dos de los mejores equipos de la NBA. Puede que los dos mejores.

México

Descafeinado, ¿no?

Estábamos en lo cierto, pero también y al mismo tiempo gravemente equivocados. Ni James Harden (parte posterior del muslo) ni Kevin Durant (gemelo) pudieron saltar a la cancha en la noche del jueves. Dos de los mejores jugadores de ambos equipos. Probablemente los dos mejores. Pero es que hablamos de dos de los mejores equipos de la competición. Again: probablemente de los dos mejores. Qué partido.

Ritmo desenfrenado, el primer triple de Klay (van 93 partidos seguidos, tercera mejor marca de la historia), el traje de Chris Paul a Jordan Bell (no volvió a salir...), el fuego en la mirada de Eric Gordon (13 puntos rápidos), la superioridad colectiva de los Warriors (desde el pase), el animal de pick&roll llamado Clint Capela, minutazos de David West, Nick Young y Gerald Green intercambiando triples y todo, absolutamente todo, lo que hace sobre la cancha Draymond Green (17+14+10+2 y un +16 sobre el parqué que fue la mejor marca del partido).

El partido fue especial, de los que sorprenden. Dejó por el camino un par de carcajadas y un buen puñado de onomatopeyas. CP3 hizo de Harden en Houston (28+7+9 y cinco triples), manejando los hilos. Pero fue capaz al mismo tiempo de dar rienda suelta a los verdaderos protagonistas del partido: Eric Gordon, que ya les había hecho 24 a los Warriors el primer día, y Gerald Green, que ha pasado en una semana de los uno contra uno ante su Rottweiler a nuevo héroe de la parroquia en su ciudad natal. Historias de la NBA...

Gordon (30 puntos, 7 asistencias y algún que otro crossover) y Green (29 puntos... ¡ocho triples! -algunos imposibles - y primer jugador de la historia de los Rockets con +7 triples en partidos consecutivos) se midieron cara a cara durante 48 minutos con los dos mejores tiradores de la historia del baloncesto. Y no estuvieron lejos de dar la sorpresa. Curry anotó 29 silenciosos (fácil, muy fácil) y Klay Thompson estuvo a la altura del concurso de triples propuesto por Green (28 puntos, 6/9), pero lo que decidió el partido, la balanza, a favor de los Warriors fue, como casi siempre, el colectivo. El mejor equipo del planeta es también, no es casualidad, el más inteligente. Los Rockets han mejorado mucho (muchísimo) en defensa, pero el juego de pase de los campeones sigue siendo superior: bloqueos simples y dobles, directos e indirectos arriba y abajo. De grandes a pequeños, de pequeños a grandes y entre ellos. Cinco jugadores transformados en una maravillosa red de la que cualquiera se desmarca para tirar, pasar, volver a cortar, amagar... Es el bucle infinito de las más de 30 asistencias (ayer 35). Y lo mismo que hacen en defensa (cuando quieren/cuando lo necesitan). Esa red es la fuerza, la verdadera fuerza, del mejor equipo del mundo.

El 21 de enero volverán a medir fuerzas, veremos si con todas las piezas (el duelo de verdad, el que todos queremos ver), y será la última oportunidad para ver frente a frente a los dos mejores ataques de la competición... en temporada regular.

0 Comentarios

Normas Mostrar