GRAN CANARIA 128 - ASVEL 129

El Granca cede tras ¡3 prórrogas y 11 triples de John Roberson (42)!

Se jugaron tres prórrogas para el 128-129 final. El base norteamericano mete 11 triples y 42 puntos. El Herbalife se medirá ahora a Darussafaka, Galatasaray y Alba . Lesión de Oliver.

Las Palmas de Gran Canaria
0
El Granca cede tras ¡3 prórrogas y 11 triples de John Roberson (42)!
Elvira Urquijo A. EFE

Se jugaron tres prórrogas para el 128-129 final. El base norteamericano mete 11 triples y 42 puntos. El Herbalife se medirá ahora a Darussafaka, Galatasaray y Alba Berlín. Oliver apenas pudo jugar 5 minutos por una lesión.

En un patido de auténtica locura, batiendo récords de distinto pelaje, el Asvel Lyon salió ganador y, además, como líder de grupo. Liderado por la antológica estadística de Roberson (11 triples, 42 puntos), supo esperar su momento para remontar un duelo que tenía perdido y dar la punzada definitiva en la tercera prórroga. El Herbalife acaba esta primera fase con un balance de 5-5 y se medirá ahora al Alba Berlín de Aíto García Reneses e Himar Ojeda, Darussafaka y Galatasaray.

El Herbalife Gran Canaria pasa por ser un equipo diesel de tanto que a veces le cuesta arrancar los partidos. Fallando algunos triples en el inicio, Aguilar, que demostró estar totalmente recuperado le dio sus primeras ventajas, 15-12, con cuatro partidos seguidos. Así, los 9 puntos del ala-pívot granadino en el primer cuarto fueron decisivos para que los suyos afrontaran el segundo ganando 17-14.

Aguilar seguía a lo suyo, mate para el 25-20 y 11 puntos ya en su haber. No se quedaba corto Pasecniks, machacando en aro contrario y sembrando el terror en el propio. Un triple de Eriksson lanzaba al Granca, 36-25, lo que irremediablemente trajo consigo un tiempo muerto del Asvel. Noua impidió la masacre con 4 puntos seguidos en el final del segundo parcial, pero un 2+1 de Balvin con la bocina casi sonando dejaba al Herbalife con 45-33 al descanso, una renta que le permitía afrontar el segundo tiempo con garantías de acabar como líder de su grupo esta primera fase de la Eurocup.

Roberson, en trance

El escolta norteamericano del Asvel Lyon había entrado en trance en el descanso. Así, con 16 puntos casi consecutivos, 5 triples (no había anotado ninguno hasta entonces) y un 3+1, le daba ventaja a los suyos, 50-51, algo imposible sin su maná anotador.

En medio del intercambio de golpes, un enceste de Seeley desde el 6,75 le dio algo de aire al Granca, 60-53, y otro de Aguilar le volvieron a dar un +11, 69-58, llegando al final de ese tercer cuarto con una ventaja más que cómoda, 75-61, y rozando el liderato.

Se las prometía muy felices el Herbalife, probablemente demasiado, hasta que otro triple de Roberson, el sexto, trajo consigo el 80-72. A ese clavo ardiendo se agarró el equipo francés, que con otros dos triples de Kahudi y otro de Noua consiguió empatar a 83 tras un parcial de 8-20.

En la locura de los últimos segundos, Roberson culminó su primoroso partido sacándole una falta a Mekel que tradujo en dos tiros libres y el 85-87 en el marcador, que Báez supo igualar también desde el tiro libre para mandar el partido a la prórroga tras el agónico y malo último tiro de Roberson.

Tres triples del Asvel, firmados por Roberson, Kahudi y Lighty, le dieron una peligrosa ventaja, 93-100, a poco más de un minuto y medio para el final de la prórroga. Un triple de Eriksson, avivó la llama de la esperanza del Granca, 98-101, pero tuvo como contestación el 8º triple de Roberson, todos entre el segundo tiempo y la prórroga. El propio Roberson falló dos tiros libres para sentenciar, y Seeley mandó, desde el 6,75 el partido a la prórroga con ese 104-104.

Watkins sostenía a su equipo desde el tiro libre, tres de ellos vitales para empatar a 109. Mientras, la locura triplista de Roberson ponía a su equipo a 1, 113-112, tras su 9º enceste desde el 6,75, llegando poco después el 10º, récord absoluto de la competición para empatar a 115. En un partido eterno, se llegaba así a la tercera prórroga.

Seguía a lo suyo el menudo base norteamericano, 11º triple para el 118-120. Le posteó Mekel para empatar a 122, guarismos increíbles en Europa, mucho más en la Eurocup. Se retaron desde el 6,75 Seeley y Slaughter, afortunados ambos para mantener la igualdad, que rompió Aguilar con un espectacular mate, 127-125, empatando Roberson, quién si no, acto seguido. Kahuidi sentenció, pues el triple postrero de Eriksson no quiso entrar.