Sánchez Martínez ante un gran reto

Sánchez Martínez se presenta ante un Clásico, que es el partido que a todos los árbitros nos gusta arbitrar, pero que curiosamente te da poco si lo sacas bien y, en cambio, te penaliza mucho si lo haces mal. Árbitro que en su comienzo en Primera era muy estricto con las protestas marcando las distancias claramente con los jugadores.

Una vez asentado y conseguida la escarapela fue como una válvula de escape bajando su nivel de amonestaciones y permitiendo más diálogo. Últimamente parece que ha vuelto a su rigor disciplinario por lo que será interesante ver cómo afronta el partido y hasta dónde deja jugar.

En las áreas no suele tener complicaciones. Ahí se maneja bien y decide rápido. Importante en cuanto a control de partido que tenga suerte y acierte en su primera amonestación. Todo le irá mejor. Cómo a todos los árbitros, desearle suerte y que no tenga jugadas grises, que sean negras o blancas, ya que no tendrá ayuda alguna, ya sabéis. Que el VAR en LaLiga de momento está cerrado y la tecnología de gol ni se le espera.