WOLVES 112 - SIXERS 118 (OT)

Embiid (28+12+8) regresa, juega más que nunca y bate a Towns y a Butler (38) en la prórroga

Tercer duelo NBA entre dos de los pívots del futuro. Joel Embiid se llevó el enfrentamiento directo con Towns y también la victoria.

0
Embiid (28+12+8) regresa, juega más que nunca y bate a Towns y a Butler (38) en la prórroga
Sixers/Twitter

Ojalá veamos decenas y decenas de duelos entre Karl-Anthony Towns y Joel Embiid. El de la noche del martes fue el tercero, con una triunfo por cabeza en los anteriores, y fue El Proceso quien se llevó el gato al agua. Los Wolves dominaron tramos del partido y se pusieron incluso nueve arriba a solo seis minutos del final, pero acabaron cediendo pese a los heroicos esfuerzos de Jimmy Butler (38, su mejor marca de la temporada) ante unos Sixers que rompen con este gran triunfo una racha de cuatro derrotas consecutivas.

Los visitantes perdieron 26 balones (una barbaridad) y los locales fallaron 24 de sus 29 intentos desde el triple. Pero ahí queda todo lo malo que decir del partido. Joel Embiid, que volvía después de dos partidos de descanso (molestias en la espalda), cerró una de sus mejores actuaciones de la temporada, liderando a los 76ers en puntos (28), rebotes (12) y asistencias (8, récord personal y las mismas que Simmons). Y lo hizo todo en 39 minutos que son su tope NBA hasta la fecha.

En el otro lado, Jimmy Butler lideró a los T-Wolves. Los 38 puntos del escolta, que además metió un par de triples clave en los últimos compases del cuarto cuarto, no fueron suficientes. Towns cerró su doble-doble número 22 de la temporada con 19 puntos y 16 rebotes, pero falló 10 de sus 16 tiros. Y más erró Wiggins todavía, que acabó con 20 puntos pese a fallar 16 de sus 24 intentos (entre los dos, 1/11 en los triples).

Thibodeau abusó una vez más de sus titulares. Todos menos Teague superaron los 40 minutos, una cifra que Towns y Wiggins habían rebasado con creces antes del tiempo extra.

Ben Simmons, silenciado (7+8), anotó su primera canasta a 1:17 del final del cuarto cuarto, pero sumó dos veces más en la prórroga para ayudar a su equipo. Dos de sus tres canastas llegaron en una de las jugadas favoritas de los Sixers este año: balón en el codo para Embiid, que se gira hacia canasta mientras corta Simmons por línea de fondo. Las dos veces acabó en mate (tras error de Towns, que pudo hacer mucho más en la primera marcando a Embiid y en la segunda siguiendo a Simmons. Y también en la jugada en la que Embiid fuerza la prórroga desde la personal).

Redick anotó 26 puntos (11/11 en los libres) y los Sixers se llevaron un gran triunfo de Minneapolis. "Lo necesitábamos", dijo Embiid tras el partido (ESPN). El Proceso continúa.