Mateu acertó con la roja en un partido de mucha dificultad

Partido difícil para Mateu. Acabó con la roja de Ramos. Por doble amarilla correctamente aplicada según el reglamento. La del minuto 86’ no midió bien con Aduriz y en el 11’ le sacó el codo a Raúl García.

No hay penalti. En el 48’ Raúl García se tiró ante Sergio Ramos. Para que hubiera habido penalti el jugador del Madrid debería haber estado detrás. Es Raúl García quien busca el contacto con Sergio y se cae al suelo.

La ley de la ventaja. En el minuto 57 no aplicó la ley de la ventaja con la falta de Etxeita a Modric. Como árbitro, son de esas jugadas que cuando has pitado la falta y ves que se ha marchado el jugador, dices: “Madre mía...”. La aparatosidad de la acción le hace perder la concentración en el balón y se fijó más en la falta que en hacia dónde iba el balón.

Manos en el área. Acertó al no señalar penalti a Rico en el 64’ (porque era de rebote propio) y en el 20’ a Varane (el árbitro hizo un gesto diciendo que no vio nada punible).