Ojalá no sea la última derrota aquí

Ojalá no sea la última derrota aquí

La última estación de la Copa para el Elche tenía como destino final el Wanda Metropolitano. Fue imposible levantar la losa que escribe la historia en el feudo rojiblanco, donde los ilicitanos nunca han conseguido la victoria, y salvar la diferencia de categoría entre ambas plantillas. Josico, que ayer dirigió su segundo partido al frente del Elche, aprovechó la vuelta para ver en acción a los jugadores que le faltaban tras su estreno ante el Valencia Mestalla y extrajo útiles conclusiones para su próxima parada en la Liga, que será el domingo ante el Lleida, que junto al Formentera han sido los héroes de esta ronda. El adiós copero deja el sabor de haber visitado por primera vez el nuevo y más bonito escenario del fútbol español, pero a partir de hoy la realidad devuelve al Elche a su día a día, a pelear por la exigencia del ascenso a Segunda División, como remedio a los males económicos que vienen asolando al club desde hace ya bastante tiempo.

El futuro de la entidad pasa por volver al fútbol profesional y por conseguir un inversor que ponga en orden toda su deuda. José Miguel Garrido se perfila como un perfecto candidato, aunque la insistencia de José Sepulcre pone en jaque su llegada. Ojalá la de ayer no sea la última derrota en el Wanda. Más allá de la imagen del equipo, donde es difícil resaltar la actuación de alguno de los protagonistas del Elche, hay que destacar la gran experiencia que disfrutó la afición en el estadio colchonero. Las bufandas del equipo ilicitano se dejaron ver en la previa, aunque la inmensidad del estadio colchonero no les dejara hacerse oír demasiado.

0 Comentarios

Normas Mostrar