Joan Mir, el 'killer' humilde

Joan Mir, el 'killer' humilde

Joan Mir es uno de los elegidos, de esa clase de virtuosos llamados a escribir páginas de oro en la historia del motociclismo. Eso sí, el balear de 20 años nunca lo reconocerá... aunque lo sepa perfectamente. El campeón de Moto3 es el 'killer' humilde, ese asesino de la pista que se baja la visera del casco y es capaz de ganar diez carreras y sumar trece podios en un año o quedarse último en la carrera de Cheste y protagonizar una remontada al límite para acabar segundo tras realizar adelantamientos imposibles; y también el mismo que pocos días después de lograr el título y llegar a su localidad natal, muy sorprendido, dijo: “El otro día fui a una pastelería en Mallorca y me reconocieron, a mí el año pasado no me conocía nadie”. La fama no le apasiona, es un chico tranquilo que disfruta y se explaya contando travesuras, pero que también sabe que el éxito acarrea notoriedad y presencia en los medios. Y lo acepta.

Talento, trabajo, valentía, confianza, agresividad, fuerza mental, perfecta gestión en carrera, pasión por la moto, intuición y humildad a prueba de victorias. Cocktail letal que se completa con la experiencia y saber hacer de su mánager Paco Sánchez y que sitúa a Mir en la senda ideal para sumar muchos éxitos y campeonatos a su palmarés. Camino recto que hace vislumbrar una carrera deportiva sobre ruedas, esas que gastó a cientos probando todos los patines y monopatines de la tienda de su padre antes de enamorarse de la moto tras ver correr a su primo Joan Perelló. Su único pero son la escasez de poles, algo que mitiga con su endiablado ritmo de domingo. Elemento clave que le incluyen en el selecto grupo de favoritos al Mundial de Moto2 tras unos simples test. A Mela le prometió volver a As pase lo que pase en 2018. No les sorprenda si lo hace como campeón y nuevo piloto de MotoGP.

0 Comentarios

Normas Mostrar