Kiko y el orgullo español

La medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 suponía en aquel momento la mayor gesta del fútbol español tras la victoria en la Eurocopa de 1964. Aquella medalla de oro de la Selección de fútbol olímpica fue la guinda a aquellos maravillos Juegos que, según los estudios que se hicieron entonces, supuso el momento histórico en el que los españoles más orgullosos se sintieron de serlo. Aquel orgullo español se exteriorizó al máximo aquel día con un Camp Nou repleto de banderas españolas la final España-Polonia.

Kiko marcó uno de los cinco goles más importantes de la historia del fútbol español y con 20 añitos, aunque no hiciera más en el fútbol, pasaba a ser un mito del balompié ibérico. Aquel grupo de futbolistas, que la mayoría triunfaron, fueron los primeros que pararon los pies a Ángel María Villar. Roberto Solozábal, líder del grupo como luego lo fue en el Atleti del Doblete del 96, lideró a los Alfonso, Guardiola, Luis Enrique Amavisca, Toni Jiménez, Cañizares, Superlópez y compañía y puso en su sitio al presidente de la Real Federación Española de Fútbol, que intentó apropiarse para beneficio propio de aquel triunfo. Con ese gol, Kiko pasó de ser el héroe de la permanencia del Cádiz a ser el héroe de toda España. Kiko pasó a ser mítico por Barcelona 92. Luego llegó el Atleti y el arquero...