LIGUILLA APERTURA 2017

Toluca vs. Morelia: Cuando Monarcas y Comizzo apagaron el infierno


Necaxa - Toluca en vivo: Liga Mx, jornada 7 del Apertura 2019

Morelia Invierno 2000
Especial MEXSPORT

Toluca y Morelia se enfrenta en los Cuartos de Final del Apertura 2017 y a la mente salta el recuerdo la Final del Invierno 2000, en la que Monarcas se metió a La Bombonera para apagar el calor infernal de unos Diablos que se quedaron con las ganas de ser el primer bicampeón en los torneos cortos del Fútbol Mexicano gracias al portero argentino Ángel David Comizzo, quien tras su paso por el infierno, llegó al purgatorio donde expió las culpas arrastradas por ser el villano de la Final del Invierno 97.

Hace 17 años, el Morelia se metía a ‘La Bombonera’ para enfrentar a los Diablos del Toluca para definir al campeón del Invierno 2000. El cuadro michoacano descendía a los infiernos de los Diablos para completar una obra que parecía sencilla tras el juego de ida, pero que se tornó complicada debido al regreso de los escarlatas y su dominio que ya a empezaba a ser legendario en los torneos cortos.

El juego de idas disputado en el estadio Morelos lo ganaron los purépechas por 3-1 con goles de Mario Ruiz, Alex Fernández y Omar Trujillo; por los Diablos descontó José Cardozo. Para la vuelta, los de amarillo y rojo sentían más cerca la gloria, pero el gran desempeño de Toluca, quien buscaba el bicampeonato y que le respaldaban no sólo el título conseguido un torneo antes, en el Verano 2000, sino también los títulos del Verano 98 y 99.

Y fue con ese abolengo que el Toluca logró igualar el marcador global al ganar 2-0 en tiempo reglamentario con goles de Erick Espinoza y José Cardozo. Y así fue como el partido se fue a tiempo extra y todo indicaba que los Diablos lograrían un título más para sus vitrinas.

Sin embargo, con el paso de los minutos, el infierno se fue apagando a la par de los rayos del sol, que poco a poco dejaban de iluminar la cancha. El tiempo apremiaba, todos los aficionados presentes querían que Toluca liquidara antes de los penaltis y en el fondo también es muy probable que los árbitros lo desearan, pues en ese entonces La Bombonera no contaba con alumbrado y el horario invernal hacía de las suyas.

Llegaron los penaltis y la emoción subió a tope: por los Diablos marcaron Víctor Ruiz, Antonio Taboada y Omar Blanco; increíblemente fallaron Sinha y José Cardozo. Por Morelia anotaron Carlos Morales, Sergio Almirón y Hugo Chávez; fallaron el ‘Pastor’ Lozano y Alex Fernandes.

Así fue como llegó la muerte súbita y Ángel David Comizzo logró expiar sus culpas que cargaba desde dos años antes, cuando en la final del Invierno 97, cuando jugaba para el León, cometió un penalti a Carlos Hermosillo, quien se levantó ensangrentado para anotar el gol con el que Cruz Azul se levantaba campeón.

Esta vez Comizzo soportó estoico las emociones. En el primer tiro de la muerte súbita, Manuel Martínez adelantaba a los locales, pero Miguel Hernández igualaba para los visitantes. Llegó el momento que Ángel David esperó por largos dos años. Felipe Ramos Rizo silbó, Adrián García Arias cobró y el guardameta argentino se lanzó a su derecha para tapar el disparo. La Bombonera enmudeció y se presagiaba lo peor. Llegó Ramón Morales para cobrar y sin problema batió a Hernán Cristante.

El infierno quedaba en silencio, frío y a oscuras, mientras que Morelia y Comizzo le arrebataban a Toluca la oportunidad de ser el primer bicampeón en torneos cortos. “El fútbol da revanchas”, dicen los clásicos y eso lo respaldó Comizzo aquella tarde-noche.