FÚTBOL

Marco Asensio: los sacrificios de su padre por verle jugar en el Real Madrid

El futbolista cumplía su sueño fichando por el club blanco en 2014 pero su historia no ha sido siempre un camino de rosas

Madrid
0
Marco Asensio: los sacrificios de su padre por verle jugar en el Real Madrid. Foto: Instagram

El centrocampista del Real Madrid Marco Asensio fichaba por el Real Madrid en diciembre de 2014 cumpliendo así un sueño que perseguía desde su más tierna infancia, pero su trayectoria no ha sido siempre un camino de rosas para la familia, así lo revelaba su padre en una entrevista.

El jugador llegaba al Real Madrid desde el Mallorca y su padre, Gilberto, le seguía en su nueva aventura hasta la capital dejando su atrás su vida y su trabajo para ayudar a su hijo en su carrera deportiva.

Felicidades a la mejor persona y al mejor padre del mundo. ¡Te quiero peque!

Una publicación compartida de Marco Asensio (@marcoasensio10) el

“Todo parece muy bonito, pero aquí dejamos muchas cosas, en Mallorca. Mi trabajo, los amigos… Y allí empezaremos otra vez”, aseguraba Gilberto hace unos meses en una entrevista con la televisión autonómica balear .

Según revelaban en El Mundo su hijo le pidió que dejara su trabajo como repartidor y pusiera fin a los madrugones: “Yo trabajo en Eroski, pedí dos años de excedencia. Aunque me tengo que levantar muy pronto por la mañana, echo de menos mi trabajo, mi horario, mi coche que cogía a las 5 de la mañana…”, explicaba durante la charla televisiva.

El fichaje de su hijo por el Real Madrid ha traído, sin ninguna duda, infinidad de alegrías para Gilberto, pero por otro lado ha supuesto dejar atrás una vida y unos amigos que, en ocasiones, también añora.

Simpatía por el Athletic

Aunque Marco Asensio es madridista desde pequeño, Gilberto nunca ha ocultado su simpatía por el Athletic Club de Bilbao.

De sangre vizcaína, el padre del futbolista del Real Madrid jugó de joven en el juvenil de Barakaldo, donde se desempeñaba como media punta. Siendo Marco una joven promesa su agente habló con el Athletic pero el club desestimó la operación para decepción de Gilberto.

Cuando eran pequeños el padre del centrocampista llevaba a sus hijos a los campos de entrenamiento de Athletic en Lezama, pero, según él mismo revelaba, Marco siempre fue fiel a sus sentiientos: “Yo intentaba que fuese del Athletic, pero él iba a todos los lados con la camiseta del Real Madrid", dijo en la presentación de su hijo con el club blanco.