La situación no ayuda a Isco

La situación no ayuda a Isco

Debe resultar muy frustrante estar por encima del nivel de tus compañeros todos los partidos y contemplar que los demás no te acompañan. Isco Alarcón volvió a tirar de repertorio en el Wanda Metropolitano, entre controles zidanescos, regates imposibles, pero sobre todo haciendo jugar a todos sus compañeros, especialmente a Marcelo. Casi todo lo bueno que le ocurrió al Real Madrid en el feudo rojiblanco brotó de su magia, de su manejo de los espacios, de su permanente búsqueda de los rincones imposibles. Donde está Isco hay luz, hay intención de jugar y de hacer daño en el mejor sentido, pero este Madrid está cortocircuitado en su pegada, con un Cristiano sin chispa, más lento de lo normal, sólo relevante en jugadas a balón parado, y con Benzema otra vez insustancial.

Difícil recordar un derbi en la época más reciente en el que la actuación de ambos porteros haya sido tan nimia. Oblak sólo se tuvo que emplear a balón parado y tuvo un pequeño susto de Toni Kroos. Kiko Casilla no hizo ni una parada, porque Correa no vio puerta y Gameiro se encontró con Varane. La metáfora de un partido intenso, con la tensión propia de la rivalidad, emocionante hasta el final, pero que sólo tuvo un ganador, el Barcelona, que los pone a diez puntos.

0 Comentarios

Normas Mostrar