PUEBLA VS LOBOS BUAP

Lobos BUAP reina Puebla gracias al 'Maza' Rodríguez


Querétaro - Puebla en vivo: Liga MX, jornada 8

Lobos BUAP reina Puebla gracias al 'Maza' Rodríguez

La dilatada carrera de 'El Maza' Rodríguez tiene otro capítulo en su apasionado recuento: un gol para definir el 'nuevo' Clásico poblano, el del Apertura 2017. Los Lobos se impusieron 0-1 en el Estadio Cuauhtémoc a 'La Franja' con un cabezazo del zaguero y concluyeron su primer torneo en el máximo circuito con mención honorífica. 

El primer tiempo, más bien tranquilo, vivió una acción que definió el resto del encuentro: Francisco Torres disputó una pelota con Eduardo Tercero; el de 'La Franja' talló con la pierna derecha el muslo izquierdo del jugador 'licántropo'. El árbitro Jorge Isaac Rojas expulsó a Torres y el equipo dirigido por 'El Ojitos' Meza debió hacer frente a su ausencia durante casi una hora de juego. 

Juan Carlos Media, Amaury Escoto y Diego Jiménez, con sendos remates de vasto repertorio, desde centros o tiros de fuera del área. Sin embargo, Moisés Muñoz resistía el bombardeo. Rojas no equilibró la balanza de expulsados al perdonar un pisotón de Aquino sobre Marrugo y el partido evolucionó con dramatismo hacia sus minutos finales, con Lobos expandido sobre el terreno de juego y 'La Franja' agazapada. 

Al 83', un tiro de esquina lanzado por Carlos Morales desde la izquierda fue cabeceado por 'El Maza' Rodríguez a primer poste; el balón se elevó gracias al leve desvío en un defensor de Puebla. Muñoz no pudo adivinar la trayectoria del balón. Los Lobos celebraron el tanto por todo lo alto, con su técnico, Rafael Puente, unido a la celebración de los jugadores revolcados sobre el césped. El último cabezazo de Rodríguez, ya sobre el final del encuentro, añadió una dosis extra de emoción. Pero el resultado no cambió. Los Lobos terminan el Apertura 2017, su primer torneo en Primera División, con 23 unidades y la mitad de la tarea hecha: si logran una cosecha similar en el siguiente curso, tendrán la permanencia asegurada. El Puebla, en cambio, no tiene mejores augurios.