REAL MADRID 89 - UNICAJA 57

El Madrid se reinicia con Doncic al timón y Rudy a buen nivel

Los blancos pasaron por encima de un flojo Unicaja, que promedia 71 puntos en esta Euroliga. Tavares y Maciulis fueron los pívots titulares.

Madrid
0
El Madrid se reinicia con Doncic al timón y Rudy a buen nivel
Kiko Huesca EFE

De haber perdido, el Madrid habría igualado su segunda peor racha histórica: cuatro derrotas seguidas. Pero ganó y lo hizo con autoridad. Del -30 del martes en Vitoria al +32 de este jueves ante el Unicaja. Estuvo atento al quite para frenar el desplome de los 14 días anteriores, donde agrupó cuatro traspiés en cinco encuentros.

Salió centrado, con las ideas claras y Tavares y Maciulis como pívots en tiempo de bajas. Defendió bien, no sufrió en el rebote, movió el balón con eficacia y acertó con los tiros. Doncic buscó el aro con penetraciones y aparcó los triples, Tavares intimidó (anuló a Shermadini) y Causeur, al principio, y sobre todo Rudy hicieron daño en ataque (11 puntos al descanso del mallorquín con dos triple y un 2+1).

El Unicaja colaboró lo suyo. A veces apático y siempre aciago en el tiro. Después de tres cuartos, con un +24 para el Madrid (62-38), los de Plaza presentaban unos números dignos del museo de los horrores: 35% en tiros de dos, 23% en triples y 54% desde la personal. Y añadan 13 pérdidas por entonces (15 al final).

Para el Real fue un baño reparador, para su rival otro directo al mentón. Promedia 71 puntos, lo que le convierte de largo en el peor equipo en ataque de la competición. Esta vez ni eso: se quedó en 57 en ausencia del lesionado Nedovic. La prórroga del martes ante el Zalgiris tampoco le ayudó. McCallum, que venía de lanzar 21 veces (19 tantos), lo intentó por primera vez ante los blancos en el minuto 14.

La segunda parte sobró entera, o casi. Porque tampoco sirvió para que Radoncic y Randle se foguearan. El americano no jugó ni un segundo y el montenegrino estuvo en pista 1:36. Doncic no asaltó el triple-doble tras quedarse en el banco en el último cuarto: 13 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias.

Vimos, eso sí, a Carroll recuperar sensaciones. El Unicaja es como un bálsamo para él: 29 puntos firmó el mes pasado en Liga y esta vez se fue a 17 (5 de 7 en triples), 12 en el último cuarto. El Madrid reinicia la cuenta mientras el Unicaja debe pasar página, o mejor, abrir otro libro. Y rápido.