SELECCIÓN

Se aprieta el casting del 9

Morata, Iago Aspas y Rodrigo, los delanteros seleccionados por Lopetegui, han llegado al nuevo parón de selecciones con la puntería por bandera.

México
0
Se aprieta el casting del 9 en la Selección española: Morata, Aspas y Rodrigo, de dulce.

Mientras capea como puede los temporales que le surgen, los pitos a Piqué, el diseño de la nueva camiseta y tal, Lopetegui va encajando las piezas de su equipo para llegar con todo en su sitio al Mundial. La última, la que más le bailaba: la de la delantera. Muy lejos queda ya el debate de la portería, con Casillas en Oporto, De Gea muy afianzado, Kepa calentando para el gran salto y Reina aportando experiencia y haciendo grupo. La defensa, con dos centrales tan distintos que se complementan como el mejor de los matrimonios y un abanico de laterales que aúnan fiabilidad y profundidad, nunca ha supuesto problema alguno. Lo mismo que la media, en la que han ido entrando reemplazos para Busquets (Illarramendi o Saúl, por ejemplo) y se ha mantenido la superpoblación de jugones (ahora llegan Suso o Luis Alberto).

Morata, Aspas y Rodrigo, con sed de Mundial

Sólo la delantera, y no siempre, desafinaba. Sobre todo por la cantinela con Diego Costa: que si es uno de los tops del mundo, que si pese a ello no termina de entender el tiquitaca... Pero al punta del Atlético, en obligado barbecho hasta enero, no se la ha echado de menos en exceso y, por el contrario, sus opositores van asentándose y cogiendo la posturita. Con escoltas como Silva, Isco o Asensio, sólo falta ponerle la guinda al pastel: un vistazo a la convocatoria es suficiente para que no haya urgencias, no en vano Morata, Aspas y Rodrigo están de dulce. Los tres han aterrizado en este parón en pleno idilio con el gol.

Morata, el principal candidato a la titularidad, ha marcado ocho en 15 partidos y, lo más importante, se ha sacudido el cartel de segundón que tanto le incomodaba. Ahora se siente protagonista y su autoestima lo agradece. No se le queda muy atrás Aspas, que cayó de pie en la Selección y así quiere mantenerse hasta pisar Rusia. Al gallego, eclipsado en el Celta por Maxi Gómez en un inicio, le costó empezar, pero se desatascó a mediados de octubre y desde entonces ha visto puerta seis veces en cuatro jornadas, una reacción muy a tener en cuenta. Y luego está Rodrigo, en lo más alto de su carrera, a un nivel con el que ni se habría atrevido a soñar entre tanta lesión en los últimos tiempos. Como Zaza, ha sacado tajada de ese avión que es el Valencia de Marcelino y ha echado a volar: ocho tantos en 12 encuentros son números más que suficientes para dar que hablar en el casting del 9, más apretado que nunca con la incógnita de Diego Costa.