Los futbolistas priorizan el Mundial en un país de clubes

Los futbolistas priorizan el Mundial en un país de clubes

México

Modric y la repesca. Es difícil desgajar a cualquier análisis esta temporada lo que supone para el futbolista la cercanía del Mundial del próximo verano. No hay patrones comunes, pero está claro que la cita de Rusia es prioritaria para cualquier jugador, por encima incluso de los objetivos de sus clubes. Frente al argumento de pensar en deberse a quién les paga, nada gratifica más a un futbolista que alcanzar el sueño de su vida, el horizonte de su infancia, alcanzando la cita mundialista. La duda corroe con Modric. La brújula del Real Madrid ha bajado sus prestaciones en vísperas de la repesca que Croacia disputará contra Grecia. Dosificarse, aunque sea de manera inconsciente, está en el ADN del futbolista.

Buscando lugares comunes. Exceptuando el caso de Messi que, después de muchos años ha participado en una pretemporada completa del Barça y se liberó definitivamente con la clasificación para Rusia de Argentina, son varias las estrellas del fútbol que parecen estar aún lejos de su mejor nivel. Quién sabe si el desafecto de Deschamps afecta al rendimiento de Benzema o si el menor rendimiento de Griezmann o de Luis Suárez puede tener alguna coincidencia que se transformará en el último tercio del campeonato.

Zaza y Rodrigo. Por contra, la delantera de moda es la del Valencia. La eclosión del equipo de Marcelino ha tenido dos efectos colaterles en los dos puntas valencianistas. Simone Zaza, en el momento álgido de su carrera, se ha convertido en la esperanza de Italia para superar su repesca ante Suecia y estar en el Mundial. Rodrigo Moreno, por su parte, ha recuperado su papel principal en una selección de Lopetegui, como ya ocurriese en la Sub-21. De seguir así, será un fijo en la lista definitiva. Saber aprovechar la ola buena en el momento justo es también una virtud.

El rictus de Cristiano Ronaldo. Es un terrible inconformista y un gran perfeccionista. Todo le parece poco. No le llega con la victoria de su equipo porque la gasolina que alimenta su competitividad es ganarse a sí mismo también. Ese mismo carburante le ha hecho alcanzar todos esos títulos individuales. Su gesto es transparente, cristalino con su estado de ánimo y lo mejor es que no sabe disimular. Esa genética se mimetiza con la de su club. Sabes que por muy mala que sea la racha, por mucho que se apague la sonrisa, acabará volviendo.

0 Comentarios

Normas Mostrar