NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

FÚTBOL

¿Qué fue de Benni McCarthy?

El delantero sudafricano llegó al Celta después de destacar muy joven en el Ajax. En Vigo se lució poco pero demostró todo su talento con su selección y en su etapa en Oporto con Mourinho.

MadridActualizado a
McCarthy en el suelo durante un partido de la UEFA.
MIGUEL RIOPAEFE

Considerado como el gran heredero de los mejores delanteros africanos, Benni McCarthy fue en su momento toda una sensación en Europa. La nueva esperanza de ver a un gran delantero africano intimidando a defensas por todo el viejo continente, título que por méritos más que evidentes acabó en Didier Drogba o Samuel Eto´o aunque Benni McCarthy igual que estos también fue capaz de liderar a un campeón de Europa. Ahora, intenta hacerse un nombre en los banquillos desde su Ciudad del Cabo natal.

Benedict Saul McCarthy nació 12 de noviembre de 1977 en un barrio humilde de Ciudad del Cabo. El sudafricano entendió pronto que el fútbol sería la vía a una mejor vida y no se equivocó. McCarthy debutó con sólo 18 años en el Seven Stars de la máxima categoría del fútbol sudafricano y no decepcionó. En 1998, el Seven Stars y el Cape Town Spurs se fusionaron para refundarse como el Ajax Cape Town FC, una filial sudafricana del conocido equipo de Amsterdam a la que le cedió el uso del escudo (cambiando el ‘Amsterdam’ por un ‘Cape Town’) y de la equipación además de formar parte del accionariado.

Por aquel entonces, el Ajax se encontraba en fase de reconstrucción después de triunfar en Europa. Sus principales estrellas (Kluivert, Finidi, Overmars, Davids) dejaron el club ‘amsterdammer’ y la dirección deportiva vio en McCarthy una buena oportunidad para sustituir a Patrick Kluivert y dar con una nueva estrella del fútbol europeo y así fue, a medias.

McCarthy entró con cierta asiduidad en el once de Morten Olsen en las dos temporadas en las que permaneció en el Ajax aunque confiaba más en él como revulsivo desde el banquillo. Con el danés en el banco, el de Ciudad del Cabo superó los 20 partidos en ambas campañas en las que hizo más de 10 tantos en cada una lo que llamó la atención de un Celta al alza. Además, ganó la Copa holandesa.

En aquellos años, el Celta estaba comandado por los Mostovoi, Karpin, Edu y Víctor Fernández en el banquillo. Los celestes estaban en la parte alta de LaLiga y vivían años de bonanza y fútbol europeo en Balaídos. Fue el momento en el que los celestes le echaron el lazo a Benni McCarthy, por entonces, uno de los futbolistas más prometedores de Europa que ya estaba consolidado como internacional absoluto con los bafana-bafana con los que había debutado en 1997, jugado un Mundial y hasta ganado una Copa África.

Ampliar

“Quiero marcar más goles que Anelka y Hasselbaink” decía a AS al poco de llegar a Vigo y es que McCarthy empezó con buen pie haciendo varios tantos en su primera pretemporada. Cuando empezó la temporada, el sudafricano partía como titular en la delantera de Víctor Fernández, que mantuvo su confianza en él durante toda la temporada, consiguiendo superar por un sólo tanto “el mínimo de 15” que esperaba anotar. El de Ciudad del Cabo tuvo una participación notable en una UEFA recordada en Vigo en la que consiguieron arrasar a grandes europeos como el Benfica (7-0) o la Juventus (4-0 con doblete de McCarthy) pero en cuartos, el Lens, fue su verdugo. Su buen hacer le sirvió para ir convocado con la selección olímpica de Sudáfrica que completó un torneo discreto siendo eliminada en la fase de grupos con un solo tanto de McCarthy (2-1 contra Eslovaquia en el último partido de la primera fase).

En la segunda campaña, Víctor Fernández redujo notablemente su participación y ahí, según contó después el sudafricano, se rompió su relación. “De Víctor se puede decir que es muy buen entrenador y lo está demostrando, pero como persona no se puede decir lo mismo. Fue él quien me trajo desde el Ajax, pero cuando ficharon a Catanha y me fui a los Juegos Olímpicos dejó de hablarme y de contar conmigo” dijo en una rueda de prensa previa a un Celta-Betis en Balaídos cuando Fernández ya había abandonado el banquillo celeste y estaba en el bético. Ese año superó por poco los 1200 minutos y la siguiente campaña fue peor si cabe.

Chilena espectacular de McCarthy contra el Athletic.
Ampliar
Chilena espectacular de McCarthy contra el Athletic.LALO R. VILLARDIARIO AS

El delantero apenas jugaba pero fue convocado para la Copa África de 2002 donde volvió a exhibir su mejor nivel y llamó la atención del Oporto que no dudo en llamar a sus vecinos de Vigo. En Porto coincidió con un recién llegado Jose Mourinho y la sociedad no pudo ir mejor. De los 11 partidos que jugó McCarthy en esa temporada con el equipo portugués fue titular en 10 de ellos consiguiendo 12 goles pero, en junio, el Oporto tuvo que mandar a su goleador de vuelta a Vigo.

Fernández ya no estaba en el banquillo céltico, pero con Lotina la vida de McCarthy tampoco mejoró demasiado. Jugó 21 encuentros, solo 6 de ellos de titular, ya que tenía por delante a Edu o a Catanha, en los que consiguió 5 tantos entre todas las competiciones. Al final de temporada, el Oporto consiguió vender a Helder Postiga y Mourinho llamó a Vigo para preguntar por el que se convertiría en uno de sus goleadores fetiche.

Benni McCarthy volvió a Oporto para triunfar. Después de un doblete Liga-UEFA, el equipo afrontaría la mejor temporada de su historia con McCarthy entre los nombres más destacados de una plantilla que tenía como base parte los mejores portugueses de esa época como Deco, Victor Baía, Maniche o Ricardo Carvalho. Esa temporada, McCarthy volvió a ser titular indiscutible en un equipo y le devolvió la confianza a Mourinho con goles. Hizo un total de 24, 20 en Liga que le valieron para ser Bota de Oro de la Liga portuguesa y 4 en Champions League de la que salió campeón. Ese año, el Oporto hizo un doblete histórico ganando Liga y Champions League y situó a Jose Mourinho en el mapa, tanto por sus aptitudes como por sus actitudes.

Benny McCarthy levanta la Copa de Europa con varios de sus compañeros en el Oporto.
Ampliar
Benny McCarthy levanta la Copa de Europa con varios de sus compañeros en el Oporto.KAI PFAFFENBACHREUTERS

Después de esta gesta, Abramovich invitó a Mourinho a hacerse cargo del Chelsea y el de Setubal aceptó, dejando el banquillo del Oporto en manos de un viejo conocido de McCarthy, Victor Fernández. El sudafricano y el entrenador español se volvieron a encontrar aunque Fernández sólo duró hasta la jornada 19. Ese año, McCarthy fue el acompañante arriba de Helder Postiga y consiguió 14 goles, una marca buena pero más discreta que la del año anterior.

En la 2005-06, hubo cambio en el banquillo y con Co Adriaanse su rendimiento tampoco fue a mejor. Jugó 22 encuentros en Liga en los que solo hizo tres tantos. Al final de esta temporada, cambió Portugal por una Premier League que empezaba una etapa de crecimiento notable.

Benni McCarthy celebra un gol contra el Inter de Milan en la Champions League.
Ampliar
Benni McCarthy celebra un gol contra el Inter de Milan en la Champions League.MIGUEL VIDALREUTERS

El sudafricano llegó al Blackburn Rovers donde brilló en su primera temporada con 18 goles en 29 partidos en la Premier pero, luego, su rendimiento fue a menos. En las tres temporadas siguientes continuó como titular pero en ninguna superó los 10 tantos, ni siquiera en la que tenía que ser su mejor temporada, la 2010, mismo año en el que se disputaba el Mundial en Sudáfrica. En el Blackburn no le estaban saliendo las cosas y forzó su salida al West Ham en busca de una oportunidad que le llevase a la cita más importante de los bafana-bafana pero nada más lejos. En 14 partidos de Premier con los ‘hammers’ anotó únicamente un gol y recibió críticas por estar pasado de peso y lejos de su mejor estado de forma.

Lo mismo debió de pensar Carlos Alberto Parreira, seleccionador de Sudáfrica en 2010, cuando le dejó fuera del Mundial. "No voy a hablar de ningún jugador en particular, los que se quedaron fuera es porque no cumplieron con todas las exigencias. Y no voy a dar ninguna razón sobre ningún jugador" añadió el entrenador brasileño que tuvo el valor de dejar fuera al máximo goleador histórico de su selección.

Benni McCarthy durante un West Ham-Blackpool de la Premier League.
Ampliar
Benni McCarthy durante un West Ham-Blackpool de la Premier League.BEN STANSALLAFP

Después de jugar solo 75 minutos al inicio de temporada, McCarthy dejó el fútbol europeo por el Orlando Pirates sudafricano donde acabó colgando las botas después de dos temporadas en las que llegó a ganar cuatro títulos más para su abultado palmarés.

En la actualidad, y después de una carrera de éxitos en clubes y más aún en la selección, se preparó para ser entrenador en Escocia y ahora, entrena al Cape Town City de la Premier League sudafricana con el que está haciendo una temporada notable. El equipo de su ciudad natal va tercero en Liga y a dos puntos del líder, el Baroka. "Tuve el privilegio de jugar a las órdenes de grandes entrenadores, incluyendo el mejor, José Mourinho" dijo cuando se retiró. El sudafricano tiene un claro ejemplo a seguir, el entrenador con el que mejor rindió sobre el campo.

Tuvo que desmentir su muerte a través de Twitter

Hace escasos meses atrás, Benni McCarthy tuvo que desmentir su propio fallecimiento. El delantero sudafricano aseguró que estaba perfectamente a través de su cuenta de Facebook mientras la web elpais-tv.com de la noticia de su "fallecimiento". Según esta web de dudosa credibilidad, McCarthy se habría suicidado disparándose a si mismo con una pistola y había sido encontrado en un coche en Londres. Nada más lejos de la realidad.
Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?