Nuggets
108
FIN
127
Warriors

DENVER NUGGETS 108-GOLDEN STATE WARRIORS 127

Los Warriors ganan cuando Curry (22) y Durant (25) quieren

Kevin Durant lanza durante el partido entre Denver Nuggets y Golden State Warriors.

Isaiah J. Downing

USA TODAY Sports

Golden State fulminó a los Denver Nuggets con un tercer cuarto sublime en el que anotaron 43 puntos. El base llegó a los 22 tantos y 11 asistencias. El alero, 25.
Final NBA: Warriors vs Rockets, quinto partido

Los Denver Nuggets sufrieron una gran lección: los Golden State Warriors están a años luz de cualquiera de los rivales a los que se han enfrentado... y de los que vendrán después, lo más seguro. Y no es simplemente porque la franquicia de La Bahía sea mejor. Otros también son más grandes y poderosos y se les puede doblegar. No. Es más simple y aterrador para sus enemigos: la calidad de su plantilla unido a los mecanismos insertados en su ADN provoca que ganen cuando y como quieren. Nadie más puede hacerlo en la Liga norteamericana. Es fácil de decir y complejo de realizar. Es una combinación de confianza ciega entre ellos y de la experiencia adquirida tras el 73-9 y dos anillos de campeón en tres Finales de la Liga. Es una mezcla que les permite sestear durante 24 minutos, pero irse al descanso cinco arriba (55-60) y solucionar sus problemas en los seis minutos siguientes. En ese lapso, Kerr y sus chicos cavaron zanjas y elevaron muros en defensa y dejaron que la magia hiciera el resto en ataque. Dentellada a dentellada hicieron sangrar al equipo de un Michael Malone que no tenía vendas para tapar la hemorragia. No es algo nuevo: Popovich y los Spurs ya vivieron una experiencia similar cuando su ventaja de 19 puntos se desvaneció entre sus dedos.

En esos 360 segundos, los Nuggets sufrieron indistintamente con sus titular y con su segunda unidad, que había dado más guerra de la prevista a los Warriors en el segundo cuarto. Curry y Durant se pusieron el mono de trabajo, y Golden State subió de una a una las marchas hasta alcanzar la quinta y endosar un parcial 4-24 (59-84) con un 3+1 tras robo del dos veces MVP de la NBA. El base (+44 con él cancha) hizo en el definitivo tercer periodo 12 puntos para un total 22. Sus once asistencias son su mejor marca de la temporada por el momento y le permitieron recolectar su primer doble-doble del curso. Por su parte, el alero logró 20 o más tantos (25) por octava vez este curso. Solo frente a Los Angeles Clippers se quedó en la frontera con 19. Set y partido.

Lo mejor de Stephen Curry

Récord de asistencias: 38

Fue un golpe definitivo para unos Nuggets que hicieron todo lo que estaba en su mano para vencer a los de San Francisco. A pesar de comenzar el duelo sobrepasados (14-24) con ninguno de sus titulares a tono (ni Jokic ni Millsap superaron los diez puntos, por ejemplo), enderezaron el rumbo con los suplentes. Mudiay, Beasley, Barton, Plumlee y Faried (Juancho aún no ha debutado por mononucleosis) daban a Denver una movilidad de difícil control para la adormecida defensa visitante. Segundo a segundo, todo el trabajo hecho por el cinco de gala de Kerr se vino abajo. De arranque en el segundo cuarto, los de Colorado anotaron 15 puntos seguidos para adelantase en el marcador por primera vez en el partido con un triple de Barton (38-36), máximo anotador de los Nuggets (21). Pero no sirvió de nada cuando los Warriors decidieron defender (13 robos), realizar buenas transiciones y mover el balón a una alta velocidad que les permitió anotar 43 tantos en el tercer periodo y repartir 38 asistencias, su récord de la campaña. El máximo conseguido por el momento por cualquier equipo de la NBA. Y lo hicieron porque quisieron.