Imparable Porzingis (38+7+3) y tercera consecutiva de los NYK

KNICKS 116 - NUGGETS 110

Imparable Porzingis (38+7+3) y tercera consecutiva de los NYK

Imparable Porzingis (38+7+3) y tercera consecutiva de los NYK

PETER FOLEY

EFE

Los Knicks se rehicieron tras conceder un parcial de 27-2 en el tercer cuarto. El letón disfrutó de la mejor noche de su carrera NBA.

Tres victorias consecutivas (3-3), las últimas dos en back-to-back y contra dos equipos teóricamente muy superiores (Cavaliers y Nuggets). Las cosas no están tan mal en La Gran Manzana y solo pueden mejorar mientras juegue allí el señor Kristaps Porzingis.

Como ante los Cavs la noche anterior, los Knicks estuvieron cerca de patinar tras dominar casi todo el partido por un tramo de desconexión absoluta (10 pérdidas y 27-2). Pero, también como ante los Cavs, supieron rehacerse a tiempo y matar el partido cuando llegó el momento.

Las 10 asistencias de Jarrett Jack (enorme papel del veterano, igual que ante los Cavs), el gran trabajo de la pareja Kanter-O'Quinn bajo los tableros (27+21 entre los dos), la maravillosa racha de Hardaway en el último cuarto (13 puntos, 11 seguidos, tres triples)... Los Knicks han ganado su tercer partido consecutivo y lo han hecho como equipo (tramos de buena circulación, sin egoísmos y mejorando poco a poco en defensa), superando dificultades por el camino (concedieron un parcial de 27-2 a los Nuggets en el tercer cuarto) y con una dirección clarísima: la que marca el unicornio.

Los 38 puntos (siete rebotes, tres tapones, 14/26 en los tiros y 5/7 en triples) son solo una cifra (una importante: la mejor marca de su carrera), pero la sensación es realmente de jugador superior, de superestrella, del que marca y marcará diferencias... Esa sensación, que abraza al Madison en un momento difícil, es la gran ola que no pueden perder los Knicks. Porzingis está aprendiendo (dónde recibo, dónde soy más efectivo, posibilidades tras dos contra uno...), y lo está haciendo a buen ritmo. Cierto es que el talento le ayuda muchas veces cuando toma la decisión equivocada, pero con eso también se juega... 

El letón le ganó el duelo a Nikola Jokic (28+8, seguimos sin grandes resultados del experimento Jokic-Millsap), otro de los grandes exponentes de la generación de pívots 2.0. Entre los dos sumaron 10 triples, más que cualquier otra pareja de jugadores en el partido. La nueva NBA.

Jamal Murray se fue hasta los 20 puntos, Gary Harris acabó con 18 y Mudiay con 15 desde el banquillo. Pero no fue suficiente. Los Nuggets cayeron hasta el 3-4 en un día en el que Willy (tres minutos) echo de menos a Juancho (de baja por mononucleosis).

 

0 Comentarios

Normas Mostrar