UFC SAO PAULO

Machida y Maia, necesitados de una victoria ante su público

Los dos luchadores tienen que ganar para no meterse en problemas. Machida retorna tras una sanción por dopaje, Maia tras caer por el título del wélter.

0
Machida y Maia, necesitados de una victoria en el UFC Sao Paulo.
UFC

La necesidad aprieta en Sao Paulo. La UFC desembarca en Brasil y pone a dos sus luchadores más míticos en aprietos. Demian Maia retorna tras perder por la disputa del título del peso wélter, pero más presionado todavía está Lyoto Machida. A sus 39 años, el brasileño vuelve a pelear tras una sanción por dopaje. Además, con anterioridad había sumado tres derrotas en su últimas cuatro peleas. Es decir, situación límite con un rival con el que no valen las relajaciones: Derek Brunson (número siete del ranking del peso medio).

Los dos llegan con la obligación de ganar. Machida por su citada situación, Brunson porque logró cortar en su última pelea una racha de dos derrotas consecutivas. Ambos son conscientes de que su división es quizá la más disputada e igualada de todas y que las derrotas penalizan mucho. En el caso del estadounidense podría suponer un larguísimo camino de vuelta a los grandes carteles. Mientras, por su edad, el brasileño podría decir adiós a la compañía. No lo tienen fácil. La tensión será un factor clave entre dos peleadores muy igualados, ya que se defienden bien con sus puños y se apoyan menos en el suelo. Todo se resolverá en pie. Los posibles errores en la guardia serán determinantes.

Maia, quiere otra oportunidad por el título

La única queja de Demian Maia, tras caer ante Woodley por el título del peso wélter en el UFC 214, fue que el campeón no se fuese por él para finalizarlo. El brasileño aunó todas sus fuerzas a la pelea en el suelo... y falló, pero en ese tipo de pelea infunde mucho respeto y Woodley no quiso arriesgarse. Ahora, sólo tres meses después, retorna al octágono con la intención de volver a la senda de la victoria (al título llegó tras siete consecutivas). Lo tiene claro, son 39 años los que tiene y otra derrota le cerraría las puertas de luchar por el título. Debe arriesgar.

Ante los suyos se medirá al estadounidense Colby Covington. Una eterna promesa que todavía no acaba de eclosionar. Cuenta con una única derrota en 13 combates profesionales y lleva sin perder cuatro combates. Sabe que está ante la oportunidad de catapultarse y de medir su nivel frente a un histórico. Hay mucho en juego. En lo deportivo se prevé igualdad. Los dos se defienden bien el suelo, sobre todo Maia, pero Covington no se debe fiar. La derrota que sufrió llegó por sumisión y debe tener cuidado. El estadounidense es más completo, debe sacar más trabajo para intentar la victoria. No hay opción al fallo.