WTA FINALS

Venus deja casi KO a Ostapenko en un duelo con ¡20 breaks!

La mayor de la Williams depende de sí misma para pasar, mientras que la letona necesita que Muguruza gane a Pliskova para seguir con opciones.

0
Venus Williams.
EDGAR SU REUTERS

En una auténtica locura de partido, una montaña rusa de golpes ganadores (74), errores no fozados (69), dobles faltas (23) y, lo más importante y llamativo, roturas de saque (20), Venus Williams se acabó apuntado una sufrida victoria ante Jelena Ostapenko, la primera suya en las WTA Finals: 7-5, 6-7 (3) y 7-5 en tres horas y 13 minutos. Así sigue viva y depende de sí misma para meterse en las semifinales del sábado, mientras que la letona (0-2 en su casillero) necesita que Garbiñe Muguruza gane a Karolina Pliskova para seguir con opciones.

Las cosas para la española tras este primer duelo del martes están así: si gana en dos sets estará clasificada y como primera de grupo. Si vence en tres, aún no lo estará y dependerá de lo que ocurra en la última jornada del Grupo Blanco. Y si pierde, necesitará ganar a Venus el jueves.

El encuentro entre Williams, de 37 años, y Ostapenko, 20 años menor, fue un desastre por lo que se refiere al servicio. Ambas sacaron 18 veces. La estadounidense solo salvó nueve de los suyos y la campeona de Roland Garros, siete. La dieferencia al final estuvo en la debilidad de Jelena con sus segundos servicios, muy flojos y fáciles de atacar, y en que cometió tres dobles faltas más que su rival (10-13). Esos detalles y la mayor experiencia de Williams inclinaron la balanza a su favor.

Venus, que se apuntó seis juegos seguidos entre el final del primer set y el inicio del segundo, podría haber resuelto antes, cuando desaprovechó una bola de partido con 5-4 al resto en la segunda manga. Luego cedió en la muerte súbita. En el tercer parcial hubo seis breaks consecutivos, tres por cabeza, hasta que Ostapenko cortó la tendencia y Venus le imitó para dar después el golpe definitivo con otra rotura: 6-5 y servicio que está vez sí convirtió en punto y partido. "A veces se necesita un poco de suerte, aunque trabajé por cada punto para vivir otro día", dijo la americana.