REAL MADRID 99 - UNICAJA 85

29 puntos de Carroll y 8 de Ayón catapultan al Madrid

El Madrid no echó en falta a los lesionados y pasó por encima al Unicaja. Laso, con solo dos pívots, utilizó a Radoncic con éxito. Buen partido de Ayón.

Madrid
0
29 puntos de Carroll y 8 de Ayón catapultan al Madrid
Emilio Cobos DIARIO AS

El Madrid se presentó ante el Unicaja con solo dos pívots disponibles, Ayón y Reyes, y no exageramos si decimos que le bastó para pasar por encima al Unicaja. Incluso ahorró energías para la doble jornada de la Euroliga, donde el martes espera al Armani Milán y el jueves visitará al Zalgiris. Ninguna de las piezas principales, y hay bastantes, pasó de los 23 minutos en cancha mientras que Radoncic estuvo 28, diez más que sus años.

Solo rompió el molde Carroll con 30 y 29 puntos, casi a uno por minuto, pero tenía explicación. No había que cortar su chute de confianza. Castigó al Unicaja, como en el segundo partido de semifinales en junio pasado, 29 tantos también entonces.

Llevaba seis jornadas sin hallarse (cuatro de ACB y dos de Euroliga), pero no era una cuestión física, sino de puntería, porque erraba tiros liberados sin desgaste previo: 4 de 19 era su registro global desde el triple. Pero a la séptima jornada emergió del parqué el Boom Boom de siempre: 7 de 10 de dos con varias bombitas a una pierna y 5 de 7 de tres. La figura en otra gran actuación coral blanca, con Doncic y Campazzo, también Ayón, a muy buen nivel. Y Rudy, clave en el tercer cuarto, el del despegue (no jugó más). Para el Unicaja, un día para olvidar. Así, sin más. Hace nueve años que no gana en Liga en cancha madridista, 14-0 ya.

Cambio de estrategia

Curso nuevo, vida nueva. El bagaje de conocimientos y experiencias acumuladas la temporada pasada pesa ahora. Laso no exprimirá a sus jugadores en la fase regular de la ACB. Competirá siempre, pero no a cualquier precio. Ante el Unicaja, uno de los grandes del campeonato y sin Randolph, Thompkins y Kuzmic, es decir, solo con dos interiores, el técnico optó por poner a Radoncic de titular como falso pívot (18 años, como su casi tocayo Doncic, y solo 5 minutos disputados hasta este domingo). Y luego sacó a Maciulis ahí, y a Yusta de alero alto, y no exprimió ni a Doncic ni a Ayón desde el inicio. Y dio aire a Rudy (inédito hasta el descanso) y el día libre a Taylor.

La salida de tacos cogió frío al Unicaja, con fallos claros de concentración que permitieron dispararse al Madrid: 14-2. Campazzo y Doncic mandaban y Carroll ejecutaba. Plaza, muy contrariado, intercambió pareceres con Nedovic en un tiempo muerto y puso en pista a Dani Díez por Waczynski. El alero madrileño como revulsivo frente a su exequipo, la rotación como remedio de urgencia. Y funcionó.

Díez enchufó siete puntos y Augustine se erigió en baluarte defensivo. El Unicaja se apretó los machos y los blancos se enredaron algo tras un primer cuarto en el que circularon de maravilla el balón. McCallum aparecía, Suárez leía bien el juego y Shermadini hacía pupa bajo el aro rival: 40-40. Los mejores minutos del equipo malagueño, los únicos buenos esta jornada.

Campazzo cerró la primera parte con un 2+1 y en la reanudación el Madrid reincidió en virtudes y el Unicaja en defectos. Otra vez Radoncic de cuatro por accidente, otra vez con Carroll desatado, pero esta vez también con Rudy. Rápido atrás y muy efectivo en ataque. Diez puntos en sus primeros nueve minutos, gran labor personal.

Mientras, Doncic regía hasta el mínimo detalle y su equipo defendía y corría, compartía el balón con generosidad. Carroll dio la bienvenida al último cuarto con dos triples y la vía de agua colapsó el casco del Unicaja: 84-57. Tocado y hundido. El final solo añadió maquillaje y varias pérdidas de un Chasson Randle que se embarulló en la subida del balón. Para el Madrid, y con todo lo que le ha caído encima, mejor imposible. Otra vez líder, solo a la par ya con el Fuenlabrada.