FÚTBOL CHILENO

Las polémicas "fugas" de jugadores ocurridas en Chile

El caso del wanderino Ariel Uribe, quien fichó en México sin aviso previo, reflotó episodios anteriores similares. Isla y Beausejour protagonizaron algunos.
Morelia – Santos Laguna en vivo online: Liga MX, jornada 2

Santiago de Chile
0
Las polémicas "fugas" de jugadores ocurridas en Chile

El juvenil Ariel Uribe se encuentra en el centro de la polémica en Valparaíso, a raíz de su partida al Morelia de México sin avisarle a nadie en Santiago Wanderers. Con 18 años, y habiendo disputado los dos primeros partidos profesionales ante O'Higgins por la Copa Chile, el volante dejó de asistir a los entrenamientos y, como aún no firmaba contrato, emigró.

El caso de Uribe no es único. En plena etapa formativa y a veces sin haber debutado áun en el primer equipo, algunos futbolistas optaron por dejar sus instituciones e iniciar un camino propio, normalmente en el fútbol extranjero. 

Isla y Beausejour

Mauricio Isla, seleccionado chileno, vivió un caso parecido cuando dejó la UC para recalar en el Udinese. Antes de jugar el Mundial Sub 20 de Canadá en 2007, Isla afirmó que "no tengo más ganas de jugar en Universidad Católica. Solamente quiero llegar bien al Mundial y tratar de irme a Europa".

El 'Huso' nunca debutó en el primer equipo cruzado. Sin embargo, años después afirmó que "hubo errores en mi marcha, aunque no salí mal y las puertas jamás se cerraron para mi persona. Ojalá alguna vez vuelva a jugar acá".

Un patrón parecido se dio en la salida de Jean Beausejour desde el elenco universitario: "Partí sin avisar a nadie, porque quería evitarme las explicaciones. Además, sentía que ellos no se merecían explicaciones por la manera que se comportaron conmigo... Sentían que estaba exigiendo mucho dinero, quizás. En este tira y afloja las partes se desgastaron y surgió a posibilidad de ir a Suiza (en 2004)".

Antes de Isla y Beausejour, el entonces joven Michael Gana vivió por lo mismo. Pasó al Udinese en 1999, pero la UC puso trabas en la negociacipon, exigiendo la cancelación de los derechos formativos. No sumó minutos con el primer equipo en Italia y retornó al país. Finalmente, un choque en auto, donde sufrió la fractura de la pierna izquierda, lo alejó del fútbol.

Casos recientes

Bryan Rabello firmó el primer contrato en Colo Colo a los 16 años. Un par de temporadas más tarde debía renovar, pero recién cuando se asomaba en el primer equipo optó por irse al Sevilla.

Entonces, el hoy volante de Pumas, explicando su partida, sostuvo que "la dirigencia anterior a esta no me tomó mucho en cuenta y cuando me acerqué a renovar no me tomaron atención".

Universidad de Chile afrontó un escenario parecido con Christian Bravo y Válber Huerta. Poco tiempo después de disputar el Mundial Sub 20 de Turquía en 2013, ambos optaron por no firmar contrato y marcharse.

Huerta dijo en el momento que "mi posición estaba bien cubierta. Quizás, si hubiese tenido más espacio o continuidad, me hubiera quedado, pero una la lesión (de meniscos) me quitó chances. Era, supuestamente, de tres meses (de recuperación) y terminó siendo de casi once meses".

El padre de Bravo, por su parte, explicó que "mi hijo está cumpliendo un sueño (fichar por el Udinese)... Le va a ir bien en el futuro y será un excelente jugador. Como lo ha hecho hasta ahora, como lo ha demostrado".

El caso más reciente es el de Martín Arenas. En 2015, el juvenil no llegó a acuerdo para suscribir contrato y partió al Villarreal. En Wanderers reclamaron que no avisó su salida y solo desapareció de los entrenamientos.

A mediados de este año, Arenas fue presentado como refuerzo de la U. Recién debutó en el partido de ida contra Audax Italiano por la Copa Chile. Antes, eso sí, los azules debieron cancelar los derechos de formación al cuadro de Valparaíso, que exigía una cifra de 210 mil dólares.