“Los italianos son una raza superior”

Decía Luis Aragonés, siempre hablando de fútbol, que “los italianos son una raza superior”. Con su voz y su deje cheli, el Sabio de Hortaleza describía lo bueno de sus vinos y su aceite, su estilo al vestir: “¿Han visto como les quedan los trajes? ¿Y los zapatos?”, continuaba su argumentación señalando al tendido y chascándose los dedos. “¡Y han ganado cuatro mundiales! Que se lo digo yo, ¡que son una raza superior!” Concluía el mítico Luis entornando los ojos y haciendo una mueca pícara y socarrona. Así motivó el exseleccionador a nuestros internacionales para conseguir superar la maldición de cuartos en la Eurocopa 2008 en la tanda de penaltis con dos paradas de Casillas y el último gol de Cesc. Aquella noche se inició la leyenda de La Roja tricampeona (de Europa, del Mundo y de Europa otra vez).

Tras aquella victoria épica de 2008, el círculo triunfal se cerró también ante Italia en la final de Kiev de la Euro 2012. El repaso de aquella noche al equipo de Buffon, con la imagen ejemplar de Casillas pidiendo al árbitro que pitara el final porque el 4-0 ya había sido suficiente paliza para los transalpinos. Parecía que España le había tomado la medida a Italia hasta que los compatriotas de Pirlo pasaron por encima de la Selección eliminándola en octavos de final de la Euro 2016. Aquella tarde acabó la era de Del Bosque y supuso la llegada inesperada de Lopetegui. Esta noche, en el Bernabéu, España se la juega otra vez ante Italia. Sabemos que los italianos son capaces de reventar la película de Disney que vive David Villa como los cazadores mataron a la madre de Bambi. Pero Silva, Asensio, Ramos, Piqué y compañía no se lo van a permitir.