Estás leyendo

Mark Sanchez en el alambre ante el ascenso de Trubisky

NFC NORTE

Mark Sanchez en el alambre ante el ascenso de Trubisky

Mark Sanchez en el alambre ante el ascenso de Trubisky

Jonathan Daniel

Getty Images

El quarterback de origen mexicano está nuevamente en una posición complicada con los Bears

Ciudad de México

Mark Sánchez está lejos de ser el peor quarterback del mundo. Pero sin duda compite por el máximo premio en la categoría del pasador con la peor suerte del mundo.

Y lo extraño aquí es que el “Buttfumble” no tiene nada que ver.

El quarterback de origen mexicano está nuevamente en una posición de riesgo, una vez más cortesía de un novato que ha hecho más de lo esperado. La historia de su vida.

Apuntado de fijo como el reserva de Mike Glennon con los Bears al inicio de la pretemporada, Sanchez no ha hecho nada espectacular para meterse en una pelea que, de inicio, nunca iba a ganar al tomar en cuenta los 45 millones en el contrato de Glennon.

El problema con Sanchez es que tampoco hizo mucho por consolidarse como el segundo quarterback de los Bears. El novato Mitch Trubisky ha abierto demasiados ojos en el campamento de Chicago. Los suficientes para ganarse repeticiones con el primer equipo en el tercer juego de pretemporada ante los Tennessee Titans.

Trubisky, la segunda selección global del pasado draft, ha progresado más rápido de lo esperado por lo que relegó a Sánchez, al menos temporalmente, como tercer quarterback ante Tennessee.

Una buena actuación del novato ante los Titans, podría consolidar su posición de reserva, poner al menos un poco de presión a Glennon y dejar a la gerencia preguntándose si realmente vale la pena tener un quarterback de dos millones de dólares que rara vez pisaría el campo.

Sánchez debe ser el quarterback más experimentado de la liga en lo referente a ser superado por un novato.

Desde que obtuvo su última oportunidad real en la NFL, con los Eagles en 2015, por supuesto antes de que el equipo seleccionara a Carson Wentz y decidiera que no valía la pena renovarle a Sanchez, el egresado de USC ha estado en tres equipos y en cada uno de ellos un novato le robó los reflectores y, eventualmente, el puesto.

Para comienzos de 2016, Sanchez firmó con los Broncos y la titularidad era suya para perderla. Desde luego, la perdió. El exquarterback de los Jets llegó a Denver para competir por la titularidad con Trevor Siemian y el novato Paxton Lynch, y cuando Lynch mostró que podía hacer lo mismo que Sánchez, el californiano tuvo que hacer maletas y esperar a que su agente (su hermano) hiciera un mejor trabajo que él.

Así resultó. La lesión de Tony Romo en Dallas le abrió una nueva puerta. Pero un jovencito de nombre Dakota Prescott ensombreció a Sánchez y a cualquier quarterback en el plantel, se adueñó de la titularidad y no solo envió a Mark a otro equipo, sino al venerado Tony Romo al retiro.

Ahora la historia se repite.

Es muy pronto para saber si Trubisky aprovechará su oportunidad. Pero no es demasiado pronto para darse cuenta que Mark Sánchez está en problemas.

0 Comentarios

Normas Mostrar