Estás leyendo

Farah vence en 3.000 metros con Mechaal como lugarteniente

ATLETISMO | DIAMOND LEAGUE EN BIRMINGHAM

Farah vence en 3.000 metros con Mechaal como lugarteniente

Farah vence en 3.000 metros con Mechaal como lugarteniente

Alex Livesey

Getty Images

El británico ganó los 3.000 en un tiempo de 7:38.64 y Adel fue segundo con 7:40.34. Orlando Ortega, 5º en vallas; Esther Guerrero, 9ª en 800.

Madrid

Mo Farah se retiró de las pistas británicas (no del asfalto) con una victoria en la Diamond League de Birmingham. Lo hizo sobre 3.000 metros, en los que venció con un tiempo de 7:38.64, apurado durante un tramo de carrera por el español de origen marroquí Adel Mechaal (7:40.34). 

La prueba se planteó con la primera liebre, el keniano Vincent Kibet, lanzando la carrera a un ritmo de un minuto y un segundo cada 400 metros, para ser posteriormente relevado por su compatriota Bethwell Birgen, que debía pasar los 2.000 en 5:06. Ambos fueron más lentos de lo esperado y finalmente ese segundo kilómetro se cubrió en 5:10.75. 

La táctica de Mechaal consistió en colocarse a rebufo del británico nacido en Mogadiscio y aguantar lo máximo posible. De hecho estuvo a su lado hasta no mucho antes de la recta final, en la que el doble medallista de los Mundiales de Londres hizo valer su supremacía. Tercero fue el keniano David Kiplangat (7:40.63), que sólo se acercó a Mechaal cuando éste, viendo que Farah estaba demasiado lejos, cejó en su esfuerzo. Estaba anunciado en la carrera Ilias Fifa, que finalmente no compitió. 

En los 110 metros vallas Orlando Ortega demostró una vez más que esta no es su mejor temporada y terminó en un tiempo de 13.48 y en la quinta posición. La victoria fue para el estadounidense Aries Merritt, plusmarquista mundial, que ganó la prueba con un tiempo de 13.29. Tras él, el ruso Sergey Shubenkov (13.31), el norteamericano Devon Allen (13.40) y el húngaro Balasz Baji (13.47), una centésima mejor que el español de origen cubano.  

Esther Guerrero fue novena y última en los 800 metros con 2:03.26 en una carrera en la que venció la etíope Habitam Alemu (1:59.60) y en la que otra mujer, la británica Linsey Sharp (1:59.97), también bajó de los dos minutos. 

En la reunión inglesa faltaron algunas de las grandes estrellas de los Mundiales de Londres y, en general, se notó una cierta resaca tras la máxima competición del año. La gran marca de la reunión la consiguió el qatarí Mutaz Essa Barshim, que saltó 2,40 metros en altura a la primera, tras hacer dos nulos consecutivos en 2,39. Una vez mostrada su alegría, se incautó del listón y se retiró de la prueba. En los 200 metros se impuso el campeón mundial, el turco Ramil Gulivez, aunque con marca más que discreta: 20.17. El botsuano Isaac Makwala fue cuarto, con 20.41.

Las marcas tampoco fueron buenas en el resto de pruebas: su compatriota Nijel Amos ganó los 800 como 1:44.50, el estadounidense Jarrion Lawson se llevó la longitud con 8,19. y el neozelandés Thomas Walsh (21,83) se impuso al estadounidense Ryan Crouser 821,55). 

En mujeres sí tuvo calidad, y mucha, la carrera de los 3.000 metros. La holandesa de origen keniano Sifan Hassan venció con 8:28.90, récord de su país, por delante de la alemana Konstanze Klosterhalfen (8:29.89, también plusmarca nacional) y de la keniana Margaret Chelimo Kipkemboi (8:30.11), que hizo marca personal. 

En disco, la croata Sandra Perkovic (67,51) batió a la cubana Denia Caballero (65,24) y en los 400 metros la baharaní Salwa Eid Naser, de origen nigeriano, hizo una marca de 50.59 y batió a la gran dama del atletismo actual, la californiana Allyson Felix (50.63). En 100, la victoria fue para la jamaicana Elaine Thompson (10.93), por delante de la marfilense Marie-Josée Ta Lou (10.97), mientras que Dafne Schippers acababa sexta con 11.22. 

0 Comentarios

Normas Mostrar