NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Denver Broncos

Una nueva catástrofe de Paxton Lynch en los Denver Broncos

El quarterback, que fue una primera ronda del draft de 2016, completó una actuación lamentable ante los San Francisco 49ers y es carne de banquillo.

Actualizado a
Aug 19, 2017; Santa Clara, CA, USA; Denver Broncos quarterback Paxton Lynch (12) gets sacked by San Francisco 49ers safety Jaquiski Tartt (29) during the second quarter at Levi's Stadium. Mandatory Credit: Sergio Estrada-USA TODAY Sports
Sergio EstradaUSA Today Sports

Paxton Lynch está dejando sin argumentos a aquellos que defienden que, al ser una primera ronda del draft de 2016, debería tener la oportunidad de dirigir el ataque de los Denver Broncos, aunque sólo fuese para asegurarse de sí el muchacho es capaz de llevar a cabo la tarea o no.

De la misma manera, el quarterback está dejando sin argumentos a los que opinan que la pretemporada de la NFL no tiene mucho valor. Vaya si lo tiene. En casos como éste es donde se ve que hay mucha gente jugándose las lentejas en estos encuentros de agosto donde el resultado final es lo de menos, pero donde las actuaciones individuales valen su peso en oro.

Los Denver Broncos ganaron por 33 a 14 a los San Francisco 49ers. Eso a nadie le importa. Paxton Lynch salió de titular, lo cual ya era una declaración de intenciones per se por parte del nuevo entrenador del equipo, Vance Joseph, y naufragó en los tres drives en los que estuvo en el campo. Y eso sí es del todo relevante.

Porque en esos tres drives, el quarterback completó 9 pases de 13 intentos, que arroja un porcentaje decente y falso ya que esconde el número que verdaderamente explica la actuación de Lynch: 39 yardas aéreas.

39 yardas en 9 pases es un horror. Y demuestra que tiene miedo, que juega atenazado y que se deja innumerables buenas opciones en el campo. Y cuando se lanza un poco se le ve aún más perdido. Pongamos por ejemplo la jugada definitiva del primer drive del partido del ataque de los Broncos; en tercera y seis dejó pasar la oportunidad de conseguir un primer down con Demaryus Thomas para lanzar un melón a Virgil Green que no acabó interceptado de casualidad.

Tras él, cogió los mandos del ataque Trevor Siemian y eso ya fue otra cosa muy diferente. La semana que viene se juega el tercer partido de pretemporada, sin duda el más importante ya que funciona como una ensayo general de los equipos que serán titulares al comenzar la temporada regular y, visto lo visto, sería muy extraño que Joseph apostara por Lynch en vez de por Siemian.

Porque por más que nos llegan ecos de las buenas actuaciones del QB de segundo año en el campo de entrenamiento, lo cierto es que cuando lo vemos bajos los focos y con un equipo de la NFL enfrente lo que nos encontramos es a un jugador atemorizado con el brazo encogido y el cerebro pensando en no cometer errores en vez de en hacer avanzar a su equipo. Y por mucha primera ronda que sea, por mucha pretemporada que no cuenta en la que estamos, lo cierto es que ni Vance Joseph ni nadie quiere perder partidos, y ahora mismo los Denver Broncos pintan a equipo de más victorias con Trevor Siemian que con Paxton Lynch. Y no son una franquicia en reconstrucción que pueda permitirse el lujo de probar sin fecha límite a su QB titular.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?