Estás leyendo

El fútbol es cosa del Madrid

El fútbol es cosa del Madrid

México

Brindis al fútbol. Nadie puede discutir al Madrid su condición actual de mejor equipo del mundo. La salud futbolística de hierro y los goles le distinguen. Ninguna faena le queda grande. Despachó al Barcelona con el estilo del que tanto presumió su eterno rival.

Puesta en escena. Ni la ventaja de la ida le hizo especular. Salió a afligir al conjunto de Valverde con una presión asfixiante y muleteando el balón (63% de posesión en los primeros diez minutos). El Madrid desnaturalizó a un Barça incapaz, que sólo remató en una ocasión antes del descanso.

Los tres de Valverde. Apostó el técnico azulgrana por una defensa de tres centrales y dos carrileros. Tenía su sentido para favorecer la salida y proteger la espalda de Sergi Roberto y Jordi Alba. La intensidad madridista, sin embargo, dejó en fuera de juego a los suyos. Eso no está en el debe de Valverde.

Apego al balón. La hegemonía madridista se explica a través de su trato de la pelota durante el primer tiempo. Con las líneas de pase abiertas, Kovacic, Modric y Kroos escalonaron el juego según convenía. El Madrid ganó, sedujo y rebajó a un Barça en depresión.

Messi, sin presionar

El argentino no se implicó como debería en el trabajo sin balón. Su inacción perjudicó el sistema de presión del bloque barcelonista.

De banda a banda

Otra virtud de este Madrid. La amplitud por los costados y los cambios de orientación descatalogaron la estructura azulgrana.

0 Comentarios

Normas Mostrar