RALLYS

Loeb y Ogier podrían volver a correr juntos en Citroën

El equipo francés negocia con los dos Sebastien, uno para correr un programa de pocas carreras y el otro para convertirle en su jefe de filas.

México
0
Loeb y Ogier podrían volver a correr juntos en Citroën

Pelillos a la mar. A pesar de que hace unos años saltaron chispas entre ellos cuando compartían mesa y mantel en el equipo Citroën, ahora parece que los dos Sebastien, Loeb y Ogier, podrían volver a competir juntos en la firma francesa. Sus dirigentes están negociando para que Loeb corra un programa de tres o cuatro pruebas con el C3 y Ogier se convierta en su nuevo jefe de filas.

Han pasado ya muchos años desde que en 2011, precisamente en el Rally de Alemania, la guerra de los “sebastianes” alcanzó su mayor temperatura. En Citroën querían que ganara Loeb la prueba, pero un pinchazo le retrasó y Ogier no se cortó un pelo y dijo que “el deporte ha hecho justicia”, tras el incidente de su entonces compañero. A punto estuvo Loeb de emigrar a Volkswagen tentado por su amigo Carlos Sainz, pero al final lo que ocurrió es que echaron a Ogier de Citroën y fue él quien acabó en la firma alemana.

Parecía imposible que volvieran a vestir los mismos colores, pero las circunstancias están empujando a ello. Loeb ya ha probado la semana pasada el C3 WRC y está valorando volver a correr algunos rallys incluso esta misma temporada. Y para el año próximo le están tentando con un programa como el de 2013, que corrió cuatro pruebas aisladas. Pero el equipo, sumido en una profunda crisis, necesita un jefe de filas, y el mejor no es otro que Ogier.

El francés está buscándose las habichuelas, ya que Ford no quiere volver a apoyar oficialmente al equipo M-Sport, y el tetracampeón no seguirá otro año más si eso no sucede. Está hablando con todos, pero la opción Citroën se está tornando la más viable. En Hyundai tienen contrato con sus tres pilotos para 2018 y aunque valoran ampliar a cuatro coches, necesitan la aprobación de Corea, que no termina de llegar. Y Toyota no seduce excesivamente a Ogier, a pesar de que están mostrando gran competitividad. Es un equipo con claro color finlandés y una filosofía que no encaja en exceso con su mentalidad.

Así pues, lo que hace tan sólo un lustro hubiera sido imposible, puede volver a suceder la próxima temporada. Los dos pilotos más laureados de la historia de los rallys juntos de nuevo, a pesar de sus desavenencias del pasado. Las vacaciones del Mundial hasta la próxima cita en España serán determinantes en las negociaciones, que bien pueden quedar cerradas antes de que los motores comiencen a rugir en Salou el 5 de octubre.