Temas del día Más temas

NFL

Goodell pide respeto a protestas durante el himno

El comisionado de la NFL está en una encrucijada ante el creciente número de jugadores que se manifiestan durante el momento ceremonial.

Ciudad de México
Goodell pide respeto a protestas durante el himno

Colin Kaepernick buscó crear conciencia la temporada pasada con una simple acción: poner una rodilla en el césped durante la entonación del himno nacional. Lo único que consiguió el exquarterback de los San Francisco 49ers fue un mar de críticas y un pase rápido al desempleo.

Un año después, Kaepernick sigue en la liga, pero su mensaje persiste. Y los hechos ocurridos el fin de semana en Charlotessville, donde se llevó a cabo un mitin de supremacistas blancos, en el que hubo tres muertes relacionadas, no es de mucha ayuda por silenciar las protestas.

El lunes, durante una sesión de preguntas y respuestas con abonados de los Arizona Cardinals, Goodell tocó el tema de la única forma políticamente correcta, pidiendo respeto para aquellos jugadores que ejercen su libertad de expresión.

“Es una de esas cosas que tenemos que entender, que hay personas con distintos puntos de vista”, destacó Goodell.

Qué bueno que el comisionado de la liga deportiva más importante de Estados Unidos lo aclara, porque es algo que al parecer se está olvidando rápidamente en el país, en donde cada vez se ven incidentes raciales y de intolerancia con mayor frecuencia.

Mientras esas situaciones se sigan presentando, también habrá más jugadores que pretendan utilizar su plataforma para crear conciencia, y ni la NFL ni Goodell podrán hacer nada para impedirlo. Así que no tienen más opción que pedir tolerancia del otro lado.

“Para mí, el himno nacional es un momento especial. Es cuestión de orgullo. Es un momento muy importante, pero también debemos entender al otro lado, que las personas tienen ciertos derechos y se los queremos respetar”, destacó Goodell.

Las palabras de Goodell no parecen resonar mucho dentro de la liga a la que dirige, como lo refleja la situación de Kaepernick, quien sigue desempleado casi exclusivamente por sus posturas políticas más allá de cualquier aspecto deportivo.

Y mientras esa situación no se aclare por completo, que se demuestre que la salida de Kaepernick de la liga es exclusivamente un asunto de rendimiento y no de carácter, las palabras de Goodell están vacías.

Al menos, el comisionado reconoce que se seguirán presentando ese tipo de manifestaciones, silenciosas en su mayoría, mientras la situación social no cambie: “Debemos reconocer que las personas quieren ver un cambio. Así que salgamos e intentemos conseguirlo en una forma pacífica e importante”.

En lo que se consigue eso, está por verse qué tanto esta nueva oleada de protestas afectan los intereses monetarios y de audiencia de la liga, en especial con la situación de división que se vive actualmente en Estados Unidos.