Estás leyendo

Bolt y el arte de correr un 4x100

Bolt y el arte de correr un 4x100

México

Uno de los miembros del equipo alemán que fue plata en 4x100 metros en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 se acercó a los estadounidenses, que habían ganado el oro, con récord mundial, y les dijo “Enhorabuena, pero harían mejores marcas si cambiasen mejor el testigo”. Y cuentan que Jesse Owens, tras aceptar la felicitación, respondió amigablemente: “Ustedes también harían mejor marca si corriesen más rápido”. Y es que en una prueba hipertécnica como es la del relevo correr mucho es condición necesaria para vencer, pero no suficiente. ¡Que se lo pregunten a Estados Unidos, que en ocasiones tenía los mejores velocistas, pero los peores artistas a la hora de cambiar, con lo que muchas veces acabó descalificado o sin llegar a la meta! Hay que tener grandes sprinters, pero hay que saber entregar el palo.

El primer atleta corre en curva y lleva el testigo en la derecha. El segundo lo recibe con la izquierda. El tercero de nuevo con la derecha (otra vez en curva) y el cuarto con la izquierda, para afrontar la recta final. Algunos atletas, como hacía Carl Lewis, se pasan el relevo a la mano derecha. No es recomendable, pero el velocista se siente más cómodo. Los receptores esperan al portador en la prezona, arrancan en un momento determinado, pero sólo pueden recibir el palo en la zona. De lo contrario, son descalificados. Los grandes equipos cambian justo en el límite, para que así la velocidad no se pierda. Algo que Estados Unidos no sabe hacer. Jamaica tiene este año un cuarteto peor que el norteamericano, pero sabe cambiar. Y esa puede ser la clave de que a las 22:50 de esta noche Usain Bolt se retire del atletismo con un oro al cuello.

0 Comentarios

Normas Mostrar