Incomodidad y revolución en el vestidor de Pachuca

Qué tal chavales, venid venid que estoy acomodando algunas cajas de mercancía, después de un alboroto que me armaron en la miscelánea, pero decidme ¿En qué os puedo ayudar? Tengo queso tetilla del que tanto gozáis y un poco de sushi de degustación ¿Queréis?

¿No os gusta el sushi? Entonces os parecéis a los del Pachuca, que no quieren saber nada de cosas japonesas. ¿No os habéis enterado? Bueno, os cuento lo que me ha dicho un jugador amigo mío, que conocí en mis vacaciones por Sudamérica. El vestuario de los Tuzos está roto, completamente roto por la llegada de Keisuke Honda.

El alto salario del japonés, en un club con tradición a tener un bajo límite salarial, y el trato especial que ha recibido, muy diferente a cualquier otro refuerzo en la historia hidalguense, tiene a varios futbolistas muy cabreados y hay revolución en el vestuario. Es por eso que los resultados han sido negativos en el arranque liguero y en la directiva ya lo saben, pero no encuentran la llave para poder resolver esto. ¡Y eso los tiene flipando!

Chavales, la revolución está encabezada por hombres de peso en el vestidor, os digo que son jugadores como el Conejo, el Guti, Jara y Urreta que, aunque ya está vendido a Rayados para fin de año, no le gusta lo que está sucediendo en el club porque no ha todos se les ha tratado igual. El asunto es que él, cómo se llama...ah sí, ¡Keisuke está llevándose mucha pasta! ¡Cerca de 3 millones de pesos al mes! Y hasta antes, el que más ganaba era Germán Cano con 1,4 millones mensuales, que no llega ni a la mitad de lo de mi amigo Keisuke. Puch, otro refuerzo estrella de esta temporada, sólo alcanza el millón de pesos y eso que tiene recorrido como campeón de América y ya está probado en el fútbol mexicano. ¿Y el Conejo? este majete sólo gana 850 mil…muy lejos, muy lejos y es por eso que está moviendo el vestuario.

Pero bueno...Diego Alonso está acostumbrado a liarla con este tipo de situaciones límites en el vestuario de los Tuzos. Antes, a pesar de los problemas con el "consentido" Lozano, ha logrado ser campeón en un par de ocasiones. Pero ahora pareciera que Pachuca ha tocado fondo en el vestuario y no le queda más que resurgir desde las cenizas, esperando que las vacas sagradas vuelvan a tomar nivel, esperando que exploten la dupla de chilenos y, si la lesión nos permite, poder ver a Keisuke Honda a plenitud, chavales, al menos para el Mundialito, ¡¡¡por Dios!!!.

En fin, majetes, ya sabéis por qué una de las mejores plantillas del fútbol mexicano no está funcionando...hay tanto pero tanto desorden como estáis viendo aquí en mi miscelánea ¡qué ya no puedo más! ¡Hasta otra!