Estás leyendo

Un Clásico al gusto de los americanos

Un Clásico al gusto de los americanos

El Barça se llevó el Clásico de Miami, en el que entre organización y equipos consiguieron hacer un espectáculo muy del gusto americano. Partido de muchas llegadas y goles, lujos (sobre todo del Barcelona), descanso amenizado por Marc Anthony, con montaje espectacular, estilo Super Bowl. En fin, ‘soccer’ al mejor gusto americano, lo que pretendía Stephen Ross al programarlo. Y eso que faltó Cristiano Ronaldo para que la noche fuese completa. Tebas puede darse por satisfecho: la presentación de su producto estrella, el Clásico, denominación convertida ya en universal, colmó las expectativas. LaLiga prosigue su expansión...

Para el Barça, la victoria es al fin una buena noticia, en este verano en el que le llegan muchas malas. No ficha (sólo Semedo), no vende y encima se quiere ir Neymar. Bartoméu ya se ha enterado por fin de lo que hasta hace poco era un secreto de Polichinela, y amenaza al PSG con denunciarle por vulnerar el ‘financial fair play’. Creo que hay motivos, pero no sé si la denuncia prosperará. No soy optimista. Desde luego, es una pena que se vaya Neymar, que está de dulce, en esa edad en la que aún conserva la alegría muscular del juvenil y al tiempo ha alcanzado la madurez de su juego. Ha hecho tres partidazos en este campeonato.

Por su parte, al Madrid esta International Champions Cup le ha dejado mustio. Un punto en tres partidos. La constatación de que la bbC hay que escribirla así, con dos bes minúsculas y una C mayúscula. Lejos del rey sol, Bale y Benzema son planetas oscuros. Y yo insisto en que la marcha de Pepe no está compensada. Era veloz, era severo (eufemismo, claro) y era experto. Con las tres cosas sólo queda Sergio Ramos, y si falta (como los dos días anteriores) o está mal (como ayer) lo que queda es demasiada ternura. Cristiano volverá, lo que no sé es si lo otro tiene remedio. Pasan los años y aún veo a Varane con poco colmillo.