Estás leyendo

Barcelona 92: Seis barcos españoles en posición de medalla

JUEGOS OLÍMPICOS

Barcelona 92: Seis barcos españoles en posición de medalla

 Domingo Manrique, izquierda, y Luis Doreste al acabar la regata en Flying Dutchman

JAVIER GALVEZ

DIARIO AS

El seleccionador de Angola avisó de la que iba a ser la derrota más vergonzosa en baloncesto: "Nuestro talón de Aquiles son los rebotes, pero España no tiene ningún pívot bueno".

Madrid

Que España iba a brillar especialmente en las pruebas de vela en los Juegos de Barcelona 92 se presagiaba desde antes de la competición, pero ese feliz presagio tomaba cuerpo a medida que las regatas avanzaban. Este 30 de julio eran seis los barcos que navegaban en posición de medalla, el doble de los que tenían un pie en el podio en la regata anterior.

En 470 masculino eran líderes Jordi Calafat y Francisco Sánchez Luna eliminando la peor de sus regatas (lo que marcaba el reglamento), eran ya campeones, pero se podían producir errores en las siguientes jornadas que lo impidieran. También mandaba en la clasificación José María van der Ploeg en la clase Finn.

En 470 femenino Theresa Zabell y Patricia Guerra marchaban segundas. "Seríamos las primeras si no arrastrásemos la descalificación del primer día, pero tenemos muchas posibilidades de ser campeonas", decía Zabell, la mujer que iba a llegar a eurodiputada y vicepresidenta del Comité Olímpico Español.

En posición de plata estaban en Flying Dutchman Luis Doreste y Domingo Manrique, y en el bronce Asier Fernández en tablas a vela y Natalia Vía-Dufresne en Europa.

En Solling, con Fernando León de patrón y el príncipe Felipe de Borbón (abanderado en la Ceremonia Inaugural) y Alfredo Vázquez como tripulantes, España navegaba en la cuarta plaza, cerca de la medalla y casi asegurando el diploma que, finalmente iban a conseguir.

También en la cuarta plaza acabó Martín López Zubero en los 100 metros espalda, una distancia que le venía corta. Hizo un buen tiempo de 54.96, pero no pudo escalar el podio ante la mayor velocidad del canadiense Mark Tekwsbury (53.98) y los estadounidenses Jeff Rouse (54.04) y David Berkloft (54.78). "Lo intenté, pero hubiera tenido que batir mi récord europeo para subir al podio", dijo López Zubero tras la competición.

El medallero seguía colocando líder al Equipo Unificado de las antiguas Repúblicas Soviéticas, con 17 oros, ocho platas y siete bronces. Le seguían Estados Unidos (10-9-10) y China (7-9-3). España era décima, por los dos oros de José Manuel Moreno y de Martín López Zubero. Esa posición se iba a mejorar sustancialmente la siguiente jornada.

En baloncesto femenino, hecho histórico: por vez primera en los Juegos competía España, clasificada de oficio por ser el equipo anfitrión. El debut ante China se saldó con derrota por 66-63. "Hemos acusado los nervios del debut", justificó Chema Buceta, el seleccionador. Pero el equipo nacional no se rindió nunca. Carlota Castrejana (1,88 de estatura) secó a la asiática Haixia Zheng (2,04), hasta el punto de que ésta sólo consiguió un punto de tiro libre.

En la última jugada del encuentro, Mónica Messa lanzó un triple para igualar el marcador, pero lo falló. Carlota se pasó posteriormente al atletismo y aún tiene el récord español de triple salto, prueba en la que llegó a ser campeona de Europa en pista cubierta.

En el otro partido del Grupo B Estados Unidos destrozó a Checoslovaquia: 111-55.
Al día siguiente, también en baloncesto, pero en hombres, España no temía especialmente a Angola, última del Grupo A, pero las cosas iban a divergir de los deseos y pronósticos españoles. Victorino Cunha, seleccionador del equipo africano, lo advirtió: "Nuestro talón de Aquiles es el rebote… pero España no tiene ningún pívot bueno". Tal vez ahí estuvo una de las claves del angolazo.

0 Comentarios

Normas Mostrar