Estás leyendo

Ledecky, Hosszu y Sjöstrom: la triple corona en Budapest

MUNDIAL NATACION BUDAPEST

Ledecky, Hosszu y Sjöstrom: la triple corona en Budapest

Katie Ledecky.

Nick Wass

Ausentes Lochte y Phelps, la natación se feminiza con estas tres estrellas que persiguen ganar por tercer Mundial seguido una misma prueba. Aspiran al menos a cuatro medallas.

Budapest

No ha habido nadie en la historia como Katie Ledecky, capaz de batir un récord del mundo en los 1.500 libre y de colgarse el oro en los 200. La estadounidense es la reina del fondo y del mediofondo, como la húngara Katinka Hosszu lo es de las pruebas más salvajes. Su obsesión con el entrenamiento le ha llevado a ser inigualable en los 200 y 400 estilos, a lo que se añade su facilidad para nadar la espalda. Ni pruebas de fondo ni pruebas salvajes, lo que convierte en única a la sueca Sarah Sjöstrom es la velocidad. Aspira a podio en los 50 y 100 mariposa, también en los 50 y 100 libre. Son las tres referencias en Budapest, y pretenden ganar por tercer Mundial la misma prueba.

La natación femenina avanza a pasos agigantados, con otros duelos dignos de presenciar como el de la rusa Efimova y la estadounidense King en la braza, el 200 mariposa de Mireia Belmonte con la nueva hornada de japonesas o la consolidación de otras nadadoras que irrumpieron con fuerza en los Juegos de Río, como la estadounidense Simone Manuel o la canadiense Penny Oleksiak. Una incógnita después de la fiebre olímpica. Los jóvenes valores de la natación china y japonesa siempre aportan aroma y emoción a las pruebas más desaceleradas.

La natación masculina duerme aún en los laureles de Michale Phelps y Ryan Lochte. Entre los dos suman todos los récords y las medallas (58). La especialización de la natación y la ausencia de referencias internacionales, así como la retirada de otros referentes como el velocista francés Manaudou, han pasado a un segundo plano las pruebas masculinas, eclipasado por fenómenos tan históricos como el de Ledecky.

Esta categoría apenas aglutina nadadores capaces de dominar varias disciplinas, más allá del bracista británico Adam Peaty, cuyo mano a mano con el sudafricano Cameron van der Brough vivirá un nuevo episodio. Una batalla acuática que también se vivirá en las pruebas de fondo. El italiano Gregorio Paltrinieri, su compatriota Gabriele Detti y el chino Sun Yang competirán en el fondo después de la exhibición europea en Río.

El nivel de este año post-olímpico es más elevado que el de otros años. Al igual que comenta Mireia Belmonte, muchos nadadores encuentran más sentido a aprovechar el entrenamiento olímpico para brillar en el Mundial. Para tomarse un año más calmado ya estará 2018. Budapest asiste desde este domingo a una cita pots-Phelps. Esta vez, parece, que ya de forma definitiva.

0 Comentarios

Normas Mostrar