Estás leyendo

La rutina le funciona a Garbiñe Muguruza en Wimbledon

WIMBLEDON 2017

La rutina le funciona a Garbiñe Muguruza en Wimbledon

Garbiñe Muguruza, en su casa de Wimbledon.

Cecilia Casla

Ha sacado a relucir su mejor juego en un torneo cuyas peculiares condiciones (vive en una casa con su equipo, cocina...) le ayudan a mantenerse centrada. Hoy (14:00, #0) puede volver a la final si vence a Rybarikova.

Londres

Garbiñe Muguruza tiene este jueves (14:00, #0) una buena oportunidad de volver a la final de Wimbledon dos años después. En las semifinales se enfrenta por cuarta vez (2-1 a favor) a Magdalena Rybarikova, eslovaca de 28 años y número 87 del mundo que en enero estuvo a punto de abandonar el tenis por una lesión en la rodilla derecha. De un día para otro dejó de sentir dolor y decidió seguir compitiendo. Nunca había pasado de la primera semana en un Grand Slam y en sus primeras siete visitas a Londres fue eliminada en primera ronda. Ahora se cruza en el camino de una Garbiñe mejorada gracias, en gran parte, a una rutina que la mantiene centrada y en forma. Las condiciones únicas del grande de la hierba le ayudan.

Casa en Wimbledon. Muguruza vive por tercer año consecutivo en una casa de cuatro habitaciones cercana al torneo que comparte con su fisio, Alicia Cebrián, su preparador físico, Laurent Lafitte, y su jefa de prensa, Cecilia Casla. Conchita Martínez, entrenadora eventual de Garbiñe en ausencia de Sam Sumyk, ocupa un apartamento en el mismo complejo y cena casi todos los días con el grupo. El equipo lo completa Oliver van Lindock, su agente. “A mí me encanta salir, pero en casa desconecto, me apartó del ruido y no pierdo tiempo”, dice la jugadora.

Alimentación sana. La hispano-venezolana está cuidando bastante su alimentación. Desde hace un tiempo ha perdido peso y se la ve más fibrosa y musculada. En Wimbledon suele comer en el restaurante de los jugadores y por la noche cocina para relajarse. Le gusta tomar carne antes de los partidos (esos filetes con patatas, por ejemplo, que hicieron saltar la alarma de incendios), pero ha preparado también pescado, platos con quinoa... Si el cansancio es grande, el ‘equipo Muguruza’ pide comida a domicilio. La última vez eligieron libanesa. Y hace unos días cenaron en un restaurante de la zona.

1008
1473
1013
1013
1013
1013
1013
1013
1485

El día a día de Garbiñe Muguruza en Wimbledon

A Garbiñe le saltó la alarma de incendios cuando hacía unos filetes con patatas.

Garbiñe, con las maletas.

Garbiñe, marchándose con Laurent Lafitte tras un entrenamiento.

Garbiñe, con Boris Becker en Wimbledon.

Garbiñe come con su equipo.

Un bonito posado de Garbiñe.

El material de Garbiñe.

Garbiñe posa frente a un cartel de Maui Jim.

Garbiñe, de traje cerca de Wimbledon.

1 / 9

Sesiones de recuperación. Tras los entrenamientos y en los días de partido, Garbiñe pasa por las manos de su fisio en sesiones de dos horas y media. Con el preparador se entrena con insistencia en la movilidad y los desplazamientos laterales. A finales de 2016, Sumyk y Lafitte elaboraron un plan para que la tenista ganara fuerza. Pasó por el quirófano para limpiar unas calcificaciones que le causaban molestias en los tobillos y en la recuperación potenció su tren superior. Ahora el objetivo es fortalecer las piernas.

Rutina y ocio. Garbiñe desayuna, acude a Aorangi Park para entrenarse durante 60 minutos o una hora y media; y si no tiene partido, tras la comida suele optar por ver una película, preferiblemente de terror. También escucha música (ahora está con Miley Cyrus).

Sin la familia. En los torneos no suele acompañarle la familia salvo que ella se lo pida. Cuando llegó a la final en 2015 no estuvo.

0 Comentarios

Normas Mostrar